Cómo hacer que tu adolescente disminuya el tiempo de juego sin regañarlo

Los adolescentes a menudo pasan más tiempo jugando videojuegos que haciendo tareas escolares, labores o cualquier otra actividad. American Academy of Pediatrics dice que los niños deben jugar sólo una hora de juego por día, pero muchos adolescentes juegan durante muchas horas más. Según Sara Bean, M.Ed., los videojuegos tienen propiedades adictivas, por lo que es difícil para tu hijo soltar el controlador una vez que ha empezado a jugar. Si has regañado a tu hijo para que deje los juegos, probablemente te enteraste de que no funciona. En su lugar, fijar límites firmes con tu hijo es la mejor manera de reducir su tiempo de juego.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Explica a tu hijo por qué se tiene que limitar el tiempo de juego. Dile "Has estudiado poco en la escuela porque juegas con los videojuegos en vez de estudiar" o "Pasas más tiempo con juegos que con nuestra familia".

  2. Determina un límite de tiempo para los juegos de tu hijo, como una hora por día. Establece el plazo según el comportamiento de tu hijo. Si estudia para los exámenes y obtiene buenas calificaciones, no puedes tener un límite severo. Si el juego le ha afectado, sus calificaciones o su vida social son negativas, debería jugar menos hasta que mejore.

  3. Establece una alarma o un cronómetro que suene cuando el tiempo de juego de tu hijo ha terminado. Dile que tiene que apagar el juego cuando suene la alarma. Algunas consolas de videojuegos, como la Xbox 360, tienen un contador de tiempo familiar que te permite limitar el tiempo de juego de tu hijo. Una vez establecido, la consola se apagará automáticamente después de un cierto período de tiempo.

  4. Explícale a tu hijo que perderá sus privilegios de juego para el día siguiente, si se queja y pide más tiempo de juego.

  5. Dile a tu hijo que la mayoría de los juegos tienen una función que le permite guardar su progreso en cualquier momento. Cuando se da cuenta de que no perderá su progreso y se puede volver al mismo punto del juego cada vez que quiera, podría sentirse menos reacio a encender la consola apagada.

  6. Dale tiempo de juego adicional a cambio de completar las tareas. Una tarea puede ser igual a 30 minutos de tiempo de juego.

  7. Ayuda a tu hijo pensar en actividades alternativas para hacer si se siente aburrido cuando no está jugando, como andar en bicicleta, leer o dibujar.

  8. Establece un día de "tiempo en familia" y solicítale a tu hijo que participe para ganar tiempo de juego. Por un día a la semana, tu familia podría hacer un deporte o ser voluntaria en un refugio.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por daniela laura arjones