Cómo adelgazar tu rostro

Una cara regordeta puede restar puntos a la auto-confianza y hacer que las personas luzcan más pesadas de lo que realmente son. Existen varias razones por las que tu rostro puede parecer hinchado o pesado: exceso de peso que se acumula en el rostro, retención de agua, estructura de los huesos y estructura muscular. Experimenta con soluciones no-médicas, como cambios en la dieta y ejercicio, antes de conseguir ayuda profesional.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Evita la inflamación, que se nota rápidamente en la piel delicada y delgada del rostro. Mantente hidratada bebiendo ocho vasos de agua al día. Evita los alimentos altos en sodio que causan que tu cuerpo retenga agua, como las cenas congeladas y sopas enlatadas altas en sodio. Consume solo cantidades moderadas de alcohol; las cantidades excesivas contribuyen a la deshidratación y pueden causar que tu cuerpo pierda importantes vitaminas y minerales.

  2. Pierde algo de peso. De acuerdo con D.J. Verret, M.D., cirujano plástico facial y profesor de la University of Texas Southwestern Medical School, una pérdida de peso de 20 libras o más puede notarse en el rostro y el cuello. Sigue una dieta inteligente y un plan de ejercicios que incluya 30 minutos de ejercicio cardiovascular al día y 1.800 calorías al día constituida por alimentos y bocadillos altos en proteínas. El peso de puede perder en un periodo de tiempo de tres a seis meses.

  3. Puedes disimular un rostro pesado con un nuevo peinado. Consulta con tu peinador sobre un estilo que brinde la apariencia de un rostro más delgado. Por ejemplo, Lynne Chapman, editora de la sección de cabello del sitio Bella Online, sugiere un corte lleno de cuerpo o un peinado largo, estilizado y en capas. Evita los cortes tipo bob a la altura de la barbilla y cortes demasiado cortos y planos.

  4. Usa ropa estilizada que quede bien a tu cuerpo. No uses un rostro pesado como excusa para ocultarte en prendas sueltas y demasiado grandes; harán que luzcas (y te sientas) peor. Vístete bien. Trabaja con un estilista o vendedor que te pueda ayudar a encontrar atuendos que acentúen las curvas de tu cuerpo. Un estilo que te de confianza será siempre un atractivo accesorio.

  5. Considera la cirugía plástica solo como la última opción. Pregunta a tu médico por recomendaciones de un cirujano plástico facial certificado en tu área y pregunta hasta que encuentres un doctor que te agrade. Verret sugiere que, en algunas personas, las inyecciones de toxina botulínica funcionan para minimizar los grandes músculos de la mandíbula y lograr que tu rostro parezca menos redondo. Verret advierte también que la cirugía de remoción de grasa de las mejillas puede presentar complicaciones y deberá tomarse con gran precaución. Pregúntate si los problemas potenciales justifican los riesgos. Considera aprender a amarte y aceptarte, con tu rostro redondo y todo.

Más galerías de fotos



Escrito por caroline schley | Traducido por reyes valdes