¿Por qué no puedo adelgazar mi abdomen?

La grasa abdominal puede aumentar tu riesgo de hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes, ataque cerebral y ciertos tipos de cáncer. La grasa abdominal contiene células activas que producen hormonas que a su vez pueden afectar tu salud general. Aunque los ejercicios destinados a esta zona pueden ayudar a fortalecerla y le dan un aspecto más delgado, adelgazar normalmente requiere cambios permanentes en el estilo de vida.

Genética

Puedes heredar de tu familia una tendencia a aumentar de peso en el abdomen. Si tiendes a acumular grasa en esa zona, las libras extras irán directamente allí en lugar de distribuirse en otros lugares. Mantén tu peso bajo control para minimizar esta grasa abdominal extra.

Estrés y sueño

Los altos niveles de estrés y no dormir lo suficiente pueden producir niveles hormonales que aumentan tu grasa abdominal, según el American Council on Exercise. La edición de marzo de 2007 de la revista "Fitness" presenta un artículo titulado “How To Beat Belly Flab” ("Cómo combatir la grasa abdominal") que advierte que la falta de sueño puede interferir con las hormonas reguladoras del apetito leptina y grelina, que podrían hacerte más propenso a abusar de los bocadillos salados y dulces. Esto también puede aumentar los niveles de la hormona del estrés llamada cortisol, que está relacionada con mayores niveles de grasa abdominal. Intenta dormir al menos ocho horas por noche para mantener tu peso bajo control. Emplea técnicas de relajación, como el yoga o la meditación, para ayudarte a manejar el estrés. Hablar con un amigo o un profesional también puede ayudarte a sobrellevar las situaciones estresantes.

Edad

A medida que envejeces, el metabolismo se hace más lento y esto provoca la acumulación de grasa en el abdomen. Los adultos que no están físicamente activos también pierden músculos a medida que envejecen. En las mujeres, los cambios hormonales de la menopausia pueden hacer que el exceso de grasa se desplace desde los brazos, las caderas y las piernas hacia el abdomen. Michael Jensen, M.D., un endocrinólogo especialista de la Clínica Mayo, advierte que los hombres tienden a engordar más que las mujeres en la zona abdominal, mayormente debido a su estilo de vida sedentario y a las comidas poco saludables.

Prevención y solución

Cambia tu dieta y consume más frutas, hortalizas, cereales integrales, lácteos magros y proteínas y menos alimentos azucarados o grasosos. Trata de hacer al menos 150 minutos de ejercicio moderado a la semana, como una caminata enérgica o natación. Incluye entrenamiento de fuerza regular en tu plan de ejercicios para conservar la masa muscular a la vez que adelgazas. Ajusta tu dieta y los patrones de ejercicio de tal manera que comas menos de lo que puedes quemar con los ejercicios y la actividad física.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por paula santa cruz