Cómo usar adecuadamente el movimiento corporal

La mecánica corporal adecuada mantiene la columna vertebral en la alineación correcta para evitar lesiones mientras estás sentado, te levantas y te mueves. La postura es un componente importante de la mecánica del cuerpo, como son el equilibrio y la estabilidad. La mecánica corporal adecuada ayuda a prevenir lesiones y proporciona una base para trabajar de manera más eficiente, de acuerdo con Barbara Frye, autora de "Body Mechanics for Manual Therapists: A Functional Approach to Self-Care". Usar la mecánica corporal adecuada requiere de práctica y de conciencia física.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Silla cómoda
  • Soporte o almohada lumbar

Instrucciones

    Sentarse

  1. Elige una silla que sea de la altura correcta y proporcione el soporte suficiente para la espalda. La silla debe ser lo suficientemente alta de manera que tus rodillas queden ligeramente más altas que las caderas mientras tus pies están apoyados en el piso. Deberías ser capaz de descansar tus antebrazos en tu escritorio con los codos doblados a 90 grados.

  2. Mantén las caderas en posición neutra. Debes notar una pequeña curva en la parte inferior de la espalda, pero evita inclinar la pelvis hacia adelante o hacia atrás. Si es necesario, usa una pequeña almohada o soporte lumbar para mantener la curvatura normal de la parte inferior de la espalda.

  3. Tira los hombros hacia abajo desde las orejas y hacia atrás hasta su posición natural. Tus hombros deben estar alineados con las caderas.

  4. Mete la barbilla y tira la cabeza hacia atrás hasta su posición natural. Tus orejas deben estar alineadas con los hombros y la cabeza debe estar centrada sobre el pecho.

  5. Trata de leer ligeramente por debajo del nivel del ojo y lo suficientemente cerca para que sea legible. Deberías ser capaz de leer sin tener que tirar la cabeza hacia adelante o inclinarla hacia arriba o hacia abajo. Considera la posibilidad de usar gafas de lectura si tienes dificultades para mantener la mecánica adecuada al leer.

    Parado

  1. Mantén tu peso distribuido por igual entre ambos pies. Imagínate cada pie como un triángulo con sus puntos en el talón, justo debajo del dedo meñique del pie y justo debajo del dedo gordo del pie, distribuye tu peso entre estos tres puntos.

  2. Evita trabar las rodillas. Mantenlas relajadas y apuntando hacia adelante.

  3. Conserva la pelvis en posición neutral, los hombros y la cabeza en la alineación adecuada. Evita girar el torso al caminar.

  4. Usa un calzado que te permita estar de pie con la columna vertebral en la alineación adecuada.

    Movimiento

  1. Ponte en cuclillas, sostén los artículos que cargues presionádolos cerca de tu torso y al levantar objetos pesados ponte de pie. Esto permite que los músculos grandes de las piernas realicen el trabajo, en lugar de los músculos más pequeños de la espalda.

  2. Gira tu pie desde el talón al dedo del pie al caminar. Mantén los brazos ligeramente flexionados y déjalos que se muevan libremente a los costados.

  3. Usa un calzado que te permita caminar con la columna vertebral en la alineación adecuada. Considera usar zapatos para caminar durante el trayecto y cambiarlos por unos de trabajo cuando ingreses a trabajar.

  4. Mantén la pelvis en posición neutral, los hombros y la cabeza en la alineación adecuada. Evita girar el torso al caminar.

  5. Mantén el peso centrado, o incluso distribúyelo entre los dos lados de tu cuerpo, al llevar paquetes. Por ejemplo, si estás cargando víveres, carga una bolsa a la vez, con las dos manos, a la altura del pecho. Si las bolsas tienen asas, haz que estén a la misma altura y lleva una bolsa en cada mano.

Más galerías de fotos



Escrito por julia michelle | Traducido por priscila caminer