Adaptaciones neuromusculares debidas al entrenamiento de fuerza

El entrenamiento de fortalecimiento mejora la comunicación entre el cerebro y las fibras musculares, provocando mejoras importantes en la fuerza y el rendimiento deportivo. De hecho, los individuos sin entrenamiento sólo pueden activar una parte de su masa muscular en un momento dado. Entender cómo influye el ejercicio de fortalecimiento la comunicación neuromuscular, o del cerebro hacia los músculos, te permitirá tomar decisiones fundamentas acerca del ejercicio.

Tasa de activación

Una unidad motora contiene una neurona motora, que es una célula situada en el sistema nervioso central que transmite la información mediante señales eléctricas y químicas, y todas las fibras musculares conectados a ella. Cuando una señal eléctrica de tu cerebro estimula a una neurona motora dada, todas las fibras asociadas a esa neurona se contraen o se activan. Por ejemplo, las neuronas motoras para los músculos oculares pueden controlar entre 10 y 100 fibras, mientras que las neuronas motoras de los músculos grandes de las piernas pueden controlar miles de fibras musculares. El levantamiento de pesas aumenta la tasa de activación motor-unidad y permite ejercer mayor fuerza durante la actividad.

Resistencia motor-unidad

Al igual que muchos sistemas fisiológicos, las unidades motoras pueden cansarse durante el ejercicio. A medida que el sistema neuromuscular se fatiga, la capacidad de activación de unidades motoras disminuye y podrías experimentar una reducción de tu fuerza. Sin embargo, el entrenamiento de fortalecimiento aumenta el tiempo que una unidad motora puede permanecer activa sin cansarse o sobrecargarse. Por lo tanto, las adaptaciones neuromusculares mejoran tu resistencia muscular, o tu capacidad para permanecer activas más tiempo. Por ejemplo, el aumento de la resistencia motor-unidad te permitiría realizar más flexiones o dominadas continuas.

Sincronización motor-unidad

La actividad física requiere la activación de varios grupos musculares utilizando numerosas unidades motoras. Si eres sedentario, tu cerebro podría activar algunas unidades motoras necesarias a destiempo, causando movimientos ineficientes. Por otro lado, el entrenamiento de fortalecimiento ayuda a sincronizar la activación de unidades motoras, o su capacidad para activar las que se requieran en el momento exacto para producir una fuerza máxima y un movimiento más eficiente. La activación de unidades motoras sincronizadas funciona como los remeros que reman al unísono en un bote, comparados con remeros que lo hacen en diferentes momentos.

Eeclutamiento de fibras de contracción rápida

Los músculos humanos contienen fibras musculares de contracción rápida y de contracción lenta. Las fibras de contracción lenta realizan acciones basadas en resistencia de baja intensidad, como caminar, mientras que las fibras de contracción rápida intervienen en actividades basadas en fuerza de alta intensidad, como carreras de velocidad o levantamiento de objetos pesados ​​de forma rápida. En general, una mayor activación de fibras de contracción rápida aumenta tu velocidad y fuerza durante la actividad física. Con el tiempo, el entrenamiento de resistencia desarrolla la comunicación entre el cerebro y las unidades motoras de contracción rápida, permitiendo una mayor activación de estas fibras. Pueden ocurrir adaptaciones neuromusculares algunas después de iniciar un nuevo programa de entrenamiento de fortalecimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por mandy ross | Traducido por sergio mendoza