Adaptaciones al entrenamiento anaeróbico

El entrenamiento anaeróbico incluye métodos de entrenamiento de alta intensidad, donde la fuente de energía no es dependiente de la utilización de oxígeno. Sprint, el entrenamiento de resistencia de alta intensidad, y una serie de deportes se basan en el entrenamiento anaeróbico para un rendimiento superior. El cuerpo experimenta multitud de adaptaciones con el entrenamiento anaeróbico con prácticamente todos los sistemas del cuerpo afectados. Desde el sistema cardiovascular al sistema endocrino, el entrenamiento anaeróbico puede proporcionar adaptaciones beneficiosas para la buena salud y alto rendimiento.

Adaptaciones neurales

Los cambios en el sistema nervioso suceden en los sistemas nerviosos central y periférico. Robert Hammill, Profesor Asistente en Bridgewater College, explica que la actividad en la corteza motora del cerebro, el área responsable de controlar y ejecutar el movimiento, aumenta con el entrenamiento anaeróbico. El aumento de la actividad conduce a un aumento del reclutamiento de los tractos de la unidad de motor a lo largo de la médula espinal, causando que las unidades de motor disparen con más frecuencia. El nervio rápido dispara los nervios motores a las fibras musculares conduce a la hipertrofia muscular y aumento de la sensibilidad del husillo. Ambas adaptaciones mejoran la fuerza y la potencia muscular.

Adaptaciones musculares

El entrenamiento anaeróbico aumenta el tamaño del músculo a través de la hipertrofia. Hay dos tipos principales de fibras musculares. Las fibras de tipo II se denominan "fibras de contracción rápida" y son capaces de contraerse a una fuerza mayor que las de tipo I. Con el entrenamiento anaeróbico, especialmente el entrenamiento de resistencia pesado, aumenta todo el tamaño de las fibras musculares porque todas las fibras son reclutadas para producir la fuerza necesaria. Las fibras de tipo II, sin embargo, tienen un mayor incremento en tamaño que las fibras tipo I. Otras adaptaciones musculares incluyen la mejora de la liberación de calcio y el aumento de la capacidad de almacenamiento. Martin Berchtold, Heinrich Brinkmeier, y Markus Müntener describen el papel del calcio como la principal molécula reguladora y la señalización en todas las fibras musculares. La liberación de calcio mejorada mejora la capacidad de los músculos para usarlo. Una mayor capacidad de almacenamiento ayuda a tu cuerpo a combatir la fatiga muscular a pesar de la acumulación de ácido láctico.

Adaptaciones del tejido conjuntivo

El tejido conectivo incluye huesos, tendones, ligamentos y fascias. Las contracciones musculares de alta fuerza del entrenamiento anaeróbico aumenta la fuerza en los huesos. Este aumento de la tracción sobre los huesos puede ayudar a mejorar la densidad mineral ósea. Un estudio de Heidi Weingart y Len Kravitz demostró que el entrenamiento de resistencia de alta intensidad tuvo un mayor impacto en la densidad mineral ósea que el entrenamiento de resistencia de moderada intensidad debido a la mayor fuerza de los músculos a los huesos. El entrenamiento anaeróbico también puede mejorar la resistencia de los tendones y ligamentos, tanto en el sitio de unión y dentro del cuerpo de los tejidos, y puede mejorar la fuerza de la fascia alrededor de los músculos.

Adaptaciones endocrinas

La liberación de hormonas es esencial para el funcionamiento y para otras adaptaciones al entrenamiento que se produzcan. La insulina aumenta la captación de glucosa de los músculos durante el entrenamiento. La testosterona aumenta con la formación, una hormona esencial para la hipertrofia muscular. La hormona del crecimiento se libera durante el ejercicio, lo que promueve el crecimiento del tejido conectivo. La epinefrina y norepinefrina preparar las células para utilizar la glucosa como combustible y aumentar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria para cumplir con las exigencias físicas de la formación. El glucagón y cortisol asegura el cuerpo en forma de energía suficiente para continuar la formación por romper los hidratos de carbono y grasas. El entrenamiento anaeróbico puede ayudar a mejorar la respuesta aguda al ejercicio, asegurando que estas hormonas se liberan rápidamente por el cuerpo para llevar a cabo en una gran capacidad.

Adaptaciones cardiovasculares

El sistema cardiovascular responde rápidamente al ejercicio anaeróbico, aumentando el ritmo cardíaco, el volumen sistólico, el gasto cardíaco, el flujo de sangre a los músculos, y la presión arterial sistólica. Estas respuestas ayudan a asegurar que suficiente oxígeno se entrega a los músculos a través de la sangre. Con el entrenamiento anaeróbico, la respuesta cardiovascular se reduce tanto en reposo como en actividad. Esto significa que un mayor nivel de rendimiento se puede lograr ya que el cuerpo está usando el suministro de sangre de manera más eficiente.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica pike | Traducido por soledad gomez