Actividades de verter para niños

Dale a un niño una taza y un cubo de agua y querrá pasar horas recogiendo y vertiendo el agua. Verter no sólo es diversión ellos, sino que también ayuda a construir importantes habilidades motoras finas que les son de utilidad inmediata. Aunque muchos niños estarán encantados con lo básico, puedes desarrollar aún más las habilidades y aumentar su interés, proporcionando una variedad de actividades de verter.

Habilidades básicas de vertido y refinado de habilidades

Los niños pueden practicar las habilidades básicas de vertido mediante la transferencia de una sustancia de un vaso a otro. El agua y otros líquidos tienden a ser un poco problemáticos, por lo que considera hacer estas actividades al aire libre o en el baño. Para una experiencia de vertido potencialmente menos sucia, intenta con cosas secas que son fáciles de limpiar, como palomitas de maíz o frijoles crudos. Permanece con los niños más pequeños porque estos elementos pueden representar un peligro de asfixia. Los niños también se benefician al trabajar junto a ti en actividades tales como verter las bebidas en las comidas familiares, tierra en macetas y los ingredientes de los brownie en el tazón. Anima a tu niño a mejorar sus habilidades haciéndole verter en recipientes con aberturas delgadas como las jarras.

Vertido creativo

Los niños con un lado creativo pueden disfrutar de las actividades de vertido creativo. Por ejemplo, puedes "pintar" una imagen aplicando pegamento en un trozo de papel y luego verter arena de colores en el pegamento. Después de que la arena cubra el pegamento, el niño puede verter con cuidado la arena sobrante del trabajo, dejando sólo una pequeña porción de la arena. Repite con otros colores. En lugar de utilizar un pincel para pintar objetos, puedes hacer que los niños viertan una pintura diluida sobre un objeto. Cuando una gota de color cae en otra, se empuja ese color fuera del camino y se extiende hacia fuera.

Vertido científico

Los niños pequeños pueden realizar experimentos científicos que impliquen verter. Por ejemplo, mediante el uso de agua mezclada con colorante de alimentos y vertiéndolos juntos, a continuación, pueden aprender cómo los colores se combinan para formar nuevos colores. También pueden disfrutar vertiendo vinagre en una taza de bicarbonato de sodio y viendo la resultante "explosión". Los niños mayores pueden llevar a cabo experimentos científicos más precisos, medir cuidadosamente la cantidad necesaria de productos químicos en las tazas o tubos de ensayo.

Embudos y tamizado

El uso de un embudo o un tamiz de arena agrega un nuevo instrumento (y un elemento de diversión) para actividades de verter. Muestra a los niños cómo pueden usar un embudo para verter una sustancia en un objeto con una pequeña abertura. Esto funciona bien con el dibujo de la arena, vertiendo capas de arena de colores en una pequeña botella. Para tratar de tamizar, esconde objetos pequeños en un gran cubo de arena, haz que el niño cave y vierta arena en el tamiz, y luego agite el tamiz para encontrar los objetos ocultos.

Más galerías de fotos



Escrito por maggie mccormick | Traducido por lourdes villaseñor