Actividades de tratamiento para incrementar el rango de movimiento de tus hombros

El hombro es la articulación más móvil del cuerpo humano, pero ciertas condiciones como las lesiones atléticas, artritis, infarto o cáncer de mama pueden resultar en la disminución del rango de movimiento. Es importante incrementar el rango de movimiento del hombro para permitir la funcionalidad del brazo y prevenir el desarrollo de condiciones dolorosas, como el hombro congelado. Los terapeutas realizan y prescriben actividades de tratamiento para incrementar el rango de movimiento del hombro.

Anatomía del hombro

La articulación del hombro es una bola y cavidad que incluye el húmero, o brazo superior, y la cavidad glenoidea de la escápula u omóplato. Existen múltiples músculos que permiten el movimiento del hombro en todos los planos de movimiento, incluyendo la flexión, extensión, abducción y aducción vertical y horizontal, rotación externa e interna, prolongación, retracción, elevación y depresión.

Rango de movimiento pasivo

Si tienes alguna restricción en los tejidos del hombro, el rango de movimiento pasivo puede ser de ayuda. Un terapeuta primero evaluará tu rango de movimiento y sentirá las estructuras de la articulación de tu hombro. La movilización escapular puede liberar un omóplato apretado y permitir más rango de movimiento. Para realizar movimientos pasivos, consulta a un terapeuta capacitado para darte recomendaciones individuales. En general, necesitas de otra persona para ayudarte a realizar estos ejercicios pero debes proporcionar una retroalimentación en cuanto a tu dolor y nivel de confort.

Rango de movimiento activo

Para realizar el rango de movimiento activo, encuentra una posición que sea cómoda y te permita el mayor movimiento. Si apenas inicias, podrías preferir recostarte. Cuando estés sentada o de pie mantén una postura erguida y relaja los músculos de tu rostro y cuello. Con los brazos derechos a tus costados levanta tan alto como puedas, baja y repite 10 veces para mejorar la flexión. Practica este mismo movimiento elevando los brazos hacia los costados para la abducción. Para la rotación interna y externa, dobla los codos a un ángulo de 90 grados y sube los brazos a nivel de los hombros con las palmas viendo al frente. Lentamente baja los brazos para que el frente de tus manos vean al frente.

Ejercicio de péndulo

Uno de los mejores ejercicios y más seguro para mejorar el movimiento y aliviar el dolor se conoce como el ejercicio de péndulo de Codman. Realiza esto recostada boca abajo con tus brazos colgando de la cama, pero sin tocar el suelo o en una posición de pie o sentada. encuentra una posición que te dé un balance óptimo y cómodo y deja que la gravedad jale tus brazos hacia abajo. Con todos los músculos relajados, lentamente permite que tu brazo se columpie de atrás hacia adelante similar a un péndulo. Gradualmente incrementa el rango de movimiento al realizar rotaciones, pero mantén baja la velocidad.

Más galerías de fotos



Escrito por katie schroeder-smith | Traducido por glen boyd