Actividades de transición para niños pequeños

Muchos niños tienen dificultades para detener una actividad y pasar a otra, y no es raro ver una rabieta cuando llega el momento de ordenar, o cuando es hora de dejar un lugar divertido. Si bien esto es una parte normal del desarrollo de un niño pequeño, tú puedes hacer las transiciones más fáciles para tu niño siguiendo unas simples rutinas.

Canciones

Cuando se usan para las transiciones que se producen a menudo, las canciones pueden ser una forma de involucrar a tu hijo en el proceso. Si cantas la canción "A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar..." cada vez que tiene que ordenar sus juguetes, él comenzará a reconocer a la canción como una señal de que el tiempo de juego se acaba. Debe ser sencilla para que pueda cantarla también, y así hacerle entender el hecho de que tiene que dejar de jugar.

Da una advertencia

Muchas veces los niños se ponen tan molestos por las transiciones debido a que ellos no las esperaban. Si le das a tu pequeño suficiente tiempo como para adaptarse al hecho de que en breve va a tener que parar su actividad, harás que ese momento sea más fácil para los dos. Asegúrate de decirle cuando tendrá que hacer la transición, con ejemplos concretos como: "dos vueltas más en el tobogán", o "cuando terminemos este libro, vamos a salir." Los niños pequeños no han desarrollado el sentido de tiempo, de modo que darle una advertencia de "cinco minutos más", no será tan efectivo para ellos.

Ofrece opciones

Los niños pequeños tienen la necesidad de ser independientes, por lo que puedes darle un sentido de control, ofreciéndole opciones cuando es el momento de la transición. Hazle saber antes que va a ser el momento de dejar de hacer lo que está haciendo y bríndale algunas opciones. Dile "Tenemos que salir del parque pronto. ¿Quieres patear la pelota o hacer un swing una vez más?" Cuando es hora de ir a la cama, pregúntale cómo le gustaría llegar a su habitación: ¿Te gustaría saltar como un conejo o correr como un guepardo? De cualquier manera, ha hecho lo que le has pedido, pero se sintió en control porque tiene que hacer una elección.

Horarios a la vista

Las rutinas son importantes para los niños pequeños, ya que les dan un sentido de seguridad y pueden saber qué esperar. Hacer lo mismo todos los días hará que las transiciones sean más fáciles para tu niño, y puedes involucrarlo en el proceso, haciendo una programación visual para que la siga. La rutina de la hora de acostarse es un ejemplo de una transición que los niños pequeños hacen cada día. Crea una lista de todas las actividades que tu pequeño debe completar antes de ir a la cama cada noche, como ponerse el pijama, lavarse los dientes y leer una historia. Usa imágenes para representar cada tarea y cuelga el horario donde el niño lo vea fácilmente. De esta manera podrá ver lo que todavía tiene que hacer antes de que llegue la hora de acostarse.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey chaloux | Traducido por luis eduardo barbosa