Actividades de tótems para niños

Los tótems fueron construidos y utilizados por varias culturas antiguas e indígenas para una variedad de razones, incluyendo la adoración de deidades y marcar ciertas celebraciones. Lo más notable es que eran y siguen siendo construidas por algunas de las tribus del noroeste del Pacífico. Enseña a tu hijo acerca de estas estructuras de madera tallada, y la cultura y la historia detrás de ellas, con actividades interactivas y educativas apropiadas para la edad.

Lee acerca de los tótems

Lee junto con tu hijo libros infantiles que cuenten la historia de estas tribus y sus tótems. Para los niños de 3 años y mayores, "Tale Totem," por Deb Vanasse, cuenta la historia de un tótem de animales que cobra vida. Para los niños en jardín de infantes o mayores, "Raven: A Trickster Tale from the Pacific Northwest", por Gerald McDermott, es un cuento popular indio americano sobre un cuervo que engaña el jefe del cielo para que le dé el don de la luz para compartir con la gente. Para los 9 años de edad, "Discovering Totem Poles: A Traveler's Guide", de Aldona Jonaitis, ofrece páginas completas con fotos a color de los tótems y explicaciones a fondo de la historia de los mismos.

Artesanías con tótems

Ayuda a tu hijo a hacer un pequeño tótem con un tubo de papel higiénico. Usa imágenes de tótems reales y armen las caras de los diversos animales con papel de construcción de colores. Los animales comunes para los tótems incluyen aves, ranas y osos. También podrás encontrar tótems para imprimir con líneas que tu hijo puede colorear. Recorta los animales y pégalos en el tubo de papel higiénico. Si tu niño hizo una cara de ave para su tótem, pídele que dibuje las alas para cortar y pegar en el lugar adecuado. Otra idea es hacer un tótem de la familia. Algunas culturas nativas utilizan tótems para representar su historia familiar. Haz copias de algunas fotografías de la familia y recorta las caras de cada miembro, incluyendo las mascotas, para pegar en el tubo de papel higiénico. Puedes utilizar un tubo de toalla de papel si necesitas un tótem más grande.

Juegos con tótems

Inventa juegos creativos relacionados con los tótems para que tu hijo y sus amigos puedan jugar. Para obtener una versión de "captura de la bandera" (capture the flag), crea dos tótems fuertes pegando o encintando tapas en tres tazas de café una encima de la otra. Divide a los niños en dos tribus, los cuales pueden nombrarse a sí mismos. En un amplio patio trasero o un parque, haz que cada tribu elija algún lugar para su territorio. Las tribus deben tratar de conseguir entrar en el territorio del otro, robarle su tótem y regresar a su base para ganar. Las tribus pueden guardar su tótem a una cierta distancia fuera de una zona de seguridad. Sin embargo, si alguien de la tribu opuesta es marcado en el territorio de otra persona, es arrestado y retirado a un área de "cárcel", donde sólo puede ser liberado por un miembro de su propia tribu. En otro juego, dale a los niños un montón de bloques de juguete de madera. En equipo, los niños deben tratar de construir el tótem más alto en cinco minutos apilando los bloques uno encima del otro. El equipo que haga el tótem más alto sin que se caiga, gana.

Snacks de tótem

Haz una merienda de tótem divertida con tus hijos apilando malvaviscos, usando pelusa de malvavisco o mantequilla de maní para mantenerlos juntos. Para un tratamiento más saludable, también puedes hacer un tótem con una pila de frutas, utilizando queso crema ligero para unir la fruta. Para niños mayores en edad escolar, puedes utilizar pinchos para apilar queso y fruta, pero evita usarlos en menores de 5 años por razones de seguridad. También puedes hacer un tótem con una pila manzana, cortando la parte superior e inferior y apilándolas una encima de la otra. Deja que los niños creen una cara de tótem en cada manzana con pasas y nueces. Usa pequeños trozos de caramelos de fruta pegajosos para que las pasas y las nueces se adhieran en las manzanas. Saca fotos antes de que tu hijo se come el tótem que creó.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por maría florencia lavorato