Actividades sensoriales para niños pequeños en Año Nuevo

Los niños aprenden más sobre el mundo que los rodea a través de sus sentidos. Permitir que tu hijo explore diversos materiales "sin conocimiento preconcebido" alienta el desarrollo físico, intelectual, emocional y social, dice PBS Parents. Comienza por enseñarle a tu hijo acerca de la celebración del Año Nuevo adaptando las actividades de juego sensorial al día de fiesta. Para lograr la máxima seguridad y diversión, elige los materiales apropiados para la edad de tu niño y supervisa siempre su tiempo de juego.

Tina sensorial


Una tina sensorial para Año Nuevo cuenta con cintas brillantes y rizadas que se encrespan.

Ensambla una tina sensorial de Año Nuevo para tu niño buscando elementos con textura con la chispa y el brillo festivo. Llena un recipiente grande de plástico, tina o sombrero de año nuevo con guirnaldas del árbol de Navidad o cinta metálica de variadas longitudes. Añade pompones brillantes de diferentes tamaños. Engancha un collar plástico con cuentas fijas en diferentes longitudes y añádelos al recipiente. Los juguetes en forma de estrella, monedas de plástico y otros objetos brillantes, completarán la bañera sensorial de Año Nuevo para que tu hijo investigue y explore.

Bolsa flexible


Las bolsas para estrujar de confeti permiten la diversión en Año Nuevo.

Haz una "bolsa para estrujar" de Año Nuevo con la ayuda de confeti multicolor. Bonus: en lugar de dejar montones de confeti por todas partes, como cuando los adultos celebran, el confeti de tu hijo estará totalmente contenido en la bolsa sensorial. Llena una bolsa de plástico transparente con cierre con una botella de gel transparente para el cabello. Coloca unas gotas de colorante de alimentos. Agrega la cantidad deseada de confeti no soluble y sella la bolsa. Permite que tu hijo trabaje con el color y esparza la alegría del confeti aplastando y alisando la bolsa. Para variaciones de este juego sensorial, coloca la bolsa sobre un trozo de papel blanco, o pégala a una ventana de cristal o puerta.

Hacedores de ruido


Recicla tubos de toallas de papel y conviértelos en objetos para hacer ruido para Año Nuevo.

Tu pequeño puede explorar el sentido del sonido en Año Nuevo con su propio objeto casero para hacer ruido. Reúne los rollos de cartón vacíos sobrantes de toallas de papel o papel higiénico y haz que tu hijo decore el exterior con lápices de colores. Mientras tanto, corta un cuadrado de 5 pulgadas de papel de cera o de seda para cada rollo. Perfora dos agujeros de aproximadamente una pulgada desde el borde de un extremo de cada tubo, uno frente al otro. Centra y aplana el cuadrado de papel sobre el extremo del tubo con los orificios y asegúralo firmemente con una banda de goma. Enséñale a tu niño a hablar en el tubo y a producir sonidos similares a los de un kazú. Di en el tubo, "¡Feliz Año Nuevo!"

Agitadores de cuenta regresiva


Transforma un contenedor de plástico ordinario en un agitador sensorial de Año Nuevo.

Tu pequeño probablemente no se quede despierto hasta la medianoche cuando sea oficialmente el Año Nuevo. Sin embargo, puedes montar una cuenta regresiva imaginaria y declarar el "¡Feliz Año Nuevo!" con aplausos, vítores y un poco de chispa sensorial, en la forma de un frasco agitador jabonoso. Limpia el recipiente de plástico vacío y transparente con una tapa que sella, como una botella de agua, tarro de mantequilla de maní u otro receptáculo que tu hijo pueda sostener en sus manos. Llena el recipiente entre la mitad y dos tercios de su capacidad con agua. Añade unas gotas de líquido para lavar platos y, si lo deseas, una o dos gotas de colorante para alimentos. Por último, y lo más importante, añade un puñado de purpurina. Vuelve a colocar la tapa al recipiente, apriétalo y dáselo a tu pequeño para que lo agite a modo de celebración.

Más galerías de fotos



Escrito por penelope longfellow | Traducido por maría florencia lavorato