¿Las actividades que requieren esfuerzo mental queman calorías?

Después de terminar una tarea mentalmente agotadora, como presentar un examen o terminar un proyecto grande, puedes sentirte como si hubieras corrido un maratón. Tu cerebro está cansado, lo que a menudo causa que tu cuerpo se sienta cansado. Este tipo de actividades contribuye a una pequeña quema de calorías, pero no lo suficiente como para ayudar en la pérdida de peso.

Actividades mentalmente agotadoras

Las actividades que desgastan tu cerebro necesitan energía adicional, pero no al punto de quemar cientos de calorías. La atención extra necesaria para terminar tales actividades hacen que te sientas agotado, pero tus reservas de energía física no se está aprovechando, lo que significa que tu quema de calorías es pequeña. Ejemplos que se pueden considerar son presentar la prueba SAT (Scholastic Aptitude Test o Prueba de Aptitudes Escolares), el examen bar (prueba para determinar si una persona puede ejercer como abogado en una jurisdicción determinada) o trabajar toda la noche para terminar un documento importante. Si estás tratando de perder peso, sobrecargar tu cerebro no da resultado y podría resultarte demasiado agotador como para participar en formas saludables de ejercicio.

Tasa metabólica

La actividad mental aumenta tu tasa metabólica, lo cual es necesario para quemar calorías adicionales. Sin embargo, el pensamiento únicamente utiliza alrededor del 20% de tu tasa metabólica en reposo, de acuerdo con David A. Levitsky, profesor de nutrición y psicología en la Universidad Cornell. Esto equivale a utilizar alrededor de 300 calorías de tu cerebro por día para toda la actividad mental, agotadora o no. El pensamiento agotador adicional durante el día quema pocas calorías adicionales, informa Levitsky.

¿Cuántas calorías?

La quema real de calorías que ocurre con las actividades de desgaste mental es de sólo 20 de las 300 calorías que tu cerebro utiliza cada día, de acuerdo con Levitsky. Esta quema de calorías se debe a que cuando se trabaja en la solución de un problema, la captación de glucosa en tu cerebro aumenta. Una vez que dejas de trabajar en la actividad, los niveles vuelven a la normalidad y se detiene la quema de calorías adicionales. Levitsky no recomienda forzar el proceso de pensamiento como una forma legítima de bajar de peso no deseado.

Consideraciones

Puedes notar los antojos de alimentos mientras estés involucrado en una actividad mentalmente agotadora que es particularmente difícil. Por ejemplo, es posible que desee dulces o refrescos cuando te estás esforzando mucho en un proyecto de trabajo importante. Estos antojos no son el resultado de la quema de calorías, sino que se derivan más probablemente de la tensión, que toma de tu cerebro las reservas de sedantes naturales, de acuerdo con la Guide to the World of Alternative Mental Health (Guía del Mundo de la Salud Mental Alternativa). Como resultado de ello, sientes la necesidad emocional de comer. La mayoría de las personas recurren a la comida basura en estas ocasiones. Además, si te olvidas de comer o estás cansado durante una actividad, es posible que anheles alimentos azucarados para un impulso de energía. Si este es el caso, es posible que experimentes un aumento de peso debido a que la comida chatarra tiene más calorías que las que quema el proceso de pensar.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por tere colín