Actividades de reconciliación para niños

La reconciliación es arreglar o reparar una relación. El acto de reconciliación no sólo es importante para los niños ya que aprenden cómo llevarse bien con otro, sino que es un sacramento, o ceremonia sagrada, de la Iglesia Católica. Enseñarle a los niños sobre los actos de reconciliación hará que sea más fáciles las actividades de resolución de problemas.

¿Reconciliación o confesión?

Alguna vez conocido como "Penitencia" o "Primera confesión", el Sacramento de la Reconciliación es visto por la Iglesia Católica como una forma similar del Sacramento del Bautismo y la Eucaristía (como una causa para la celebración). El sacramento incluye tres partes: conversión, confesión y celebración. Podemos ayudar a nuestros hijos a prepararse para esto para que entiendan más completamente y disfruten toda la experiencia.

Discusión de sentimientos

Inicia una discusión sobre los sentimientos que surgen de varios escenarios. Escribe oraciones simples como "Cuando obedezco a mis padres me siento..." o "Cuando miento me siento..." con un círculo al lado de la frase sin terminar. Pídele a tu hijo que dibuje un rostro contento o triste en el círculo vacío. Habla sobre la importancia de disculparse y corregir errores para que los rostros tristes se puedan convertir en rostros felices.

El hijo pródigo

Cuéntale a los niños la historia bíblica de El hijo pródigo enfatizando la similitud entre el perdón del padre a su hijo y la forma en la que Dios perdona, incluso cuando cometemos errores. Asigna partes para hablar y actuar a cada niño para que representen la historia. Divide a los niños en grupos y pídeles que hagan una representación de lo que ilustra el acto de hacer reparaciones o perdones. Pídeles que reciten la esencia de la Reconciliación como se cita en la Biblia, Juan 1:09, "El Señor perdonará a todos los que se arrepientan" al final de su representación.

Practica el Sacramento

Algunas iglesias han abandonado las confesiones tradicionales en favor de la conversación cara a cara en un lugar abierto. Averigua cómo maneja tu iglesia la Reconciliación y haz caminar a tu hijo por el camino del Sacramento. Si es posible, escóltalo a la confesión antes de su Primera Reconciliación para que se familiarice más con el entorno. Déjalo que practique el ponerse de rodillas y hacer el signo de la cruz y el saludo tradicional "Bendíceme Padre porque he pecado. Esta es mi primera confesión". Pídele a tu hijo que recite el Acto de Contrición.

Más galerías de fotos



Escrito por aline lindemann | Traducido por aldana avale