Actividades para promover la buena salud pulmonar

Sé bueno con tus pulmones y ellos serán buenos contigo. Los pulmones sanos llevan oxígeno a tu cuerpo y expulsan el dióxido de carbono en cada respiración, manteniendo el equilibrio ácido-básico fundamental dentro del cuerpo. Según el informe American Lung Association's State of the Air 2013, el 42 por ciento de la población de Estados Unidos vive en las regiones donde los niveles de contaminación no son saludables. Si bien puedes no ser capaz de hacer mucho sobre la calidad del aire, hay muchas cosas que puedes hacer para promover la buena salud de tus pulmones.

Ejercita tus pulmones

Cuando haces ejercicio, tus pulmones trabajan a su mayor capacidad. Se expanden con mayor frecuencia y rapidez para llevar el oxígeno a tu corazón y a tus músculos. El diafragma, el músculo principal de la respiración, se vuelve más eficaz cuanto más se usa. El ejercicio regular fortalece otros músculos utilizados para la respiración y te ayuda a utilizar el oxígeno más eficientemente, lo que le quita algo de la tensión a los pulmones. Si tienes asma, lleva algo alrededor de tu boca y nariz, como una bufanda, para calentar el aire antes de que llegue a los pulmones en los días fríos. Consulta a tu médico para obtener un plan de ejercicio adecuado si tienes alguna enfermedad pulmonar.

Previene las infecciones

Una infección en los pulmones puede afectar negativamente tu función respiratoria, a veces de una manera seria. El lavado de manos regular es una forma sencilla de matar las bacterias y los virus comunes que podrían causar infecciones respiratorias. Los desinfectantes para manos que son a base de alcohol son eficaces si el agua y el jabón no están disponibles. La vacuna contra la gripe te dará un nivel adicional de protección, ya que este virus puede causar neumonía y otros problemas pulmonares. Evitar las zonas muy pobladas, sobre todo durante la temporada de gripe, puede reducir el riesgo de infección a través de la transmisión aérea.

Reduce tu exposición a los contaminantes

El humo del cigarrillo es la causa número 1 de cáncer de pulmón, hace que la respiración sea más difícil, causando la inflamación de las vías respiratorias y destruyendo el tejido pulmonar, pero no es el único contaminante que debes evitar. Usa una máscara cuando utilices productos de limpieza en el hogar o productos químicos en el ambiente de trabajo. Si puedes, opta por alternativas naturales. Evita quemar basura para reducir el riesgo de emisión de contaminantes insalubres e inseguros. Reduce tu exposición al radón, un gas inodoro. Busca radón en tu hogar, especialmente en el sótano, con kits de prueba que se encuentran en tu tienda local de mejoras para el hogar. Si los niveles son demasiado altos, toma medidas para sellar las grietas en los cimientos de tu casa y mejora la ventilación.

Evita los alérgenos

Evitar los alérgenos es especialmente relevante si tienes asma o alguna condición relacionada. Permanece en casa cuando los niveles de polen sean altos. Mantén la humedad en tu casa baja con deshumidificadores o con sistemas de aire acondicionados para que el moho y los hongos no puedan prosperar. Limpia las sábanas y ropa de cama una vez a la semana para reducir el número de ácaros. Si tienes alergias a la caspa de las mascotas, evita tener una o elige una raza que tenga menos probabilidades de provocarte problemas de alergia. Si una mascota es ya un miembro de tu familia, no la dejes en tu dormitorio y báñala con frecuencia.

Mantén las cosas bajo control

Incluso si piensas que tus pulmones están sanos, consulta a tu proveedor de atención médica regular. En tu revisión, él escuchará tu respiración con un estetoscopio y podrás hacerle preguntas o contarle sobre tus preocupaciones. Si tienes una tos persistente, dificultades para respirar o falta de aire con poco o nada de ejercicio, consulta a tu médico de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy polashuk | Traducido por barbara obregon