Actividades para promover la amabilidad en niños de preescolar

Los niños de preescolar están comenzando a aprender varias habilidades para la vida. Están empezando a aprender cómo relacionarse con sus compañeros y también están comenzando a entender que otros alrededor de ellos tienen sentimientos. Muchos profesores de preescolar les enseñan a los niños de esta edad a ser amables con otros para promover la armonía en el salón de clases; puedes extender estas actividades a la casa para fomentar más la lección.

Árbol de la amistad

Esta actividad funciona bien para un grupo de niños, quizá en una cita de juegos o alguna otra reunión. Crea un árbol en la pared asegurándote de que los niños alcancen las ramas, utiliza papel café de construcción para el tronco y las ramas, corta corazones de papel y escribe el nombre de cada niño en ellos. Los niños, uno por uno, deben cerrar los ojos y escoger un corazón, al identificar el nombre escrito deben decir algo bueno acerca de esa persona, después colocan los corazones en el árbol de la amistad.

Respetar a otros

Está actividad funciona para un grupo o un solo niño. Dibuja una cara en un círculo amarillo para cada niño, une al círculo una pieza blanca de papel en el centro, pide a cada niño que dibuje una cara para cada una de estas emociones: felicidad, tristeza, enojo o soledad. Habla con ellos sobre qué les produce esas emociones y sobre las acciones de otros que los hacen sentir así. Habla sobre cómo los amigos pueden afectar a otros y cómo los amigos ayudan a sentirse mejor después de cada emoción. Si solo es un niño, haz esta actividad antes de que juegue con otros para recordarle que las acciones afectan a otros.

Contar un cuento

Esta actividad es útil para un tiempo grupal o tiempo dedicado a un diario. Escribe algunos inicios de cuentos como "Johnny se cayó de su bicicleta, ¿qué debe hacer?", discute la pregunta en grupo para encontrar una solución; revisa cada respuesta y habla sobre lo que se debería hacer. Si un niño ofrece ayudar en una situación, encuentra cómo lo puede hacer; si un niño responde que se burlaría, pregúntale cómo se sentiría Johnny. Está actividad también es para un solo niño, lo incita a pensar, a escribir y abrirse a hablar sobre la moral familiar. Tienes la oportunidad de decirle a tu hijo qué esperas que haga.

Sé mi amigo

Canta una canción en grupo llamada "Sé mi amigo". Utiliza la tonada de "El puente de Londres": "Suzie, Suzie sé mi amiga, sé mi amiga, sé mi amiga. Suzie, Suzie, sé mi amiga. Me agradas". Toma turnos para insertar el nombre de cada niño en la canción, guía a los niños o pídeles que se turnen para cantar la canción unos a otros. Si sólo es un niño, expande tu imaginación e inserta el nombre de familiares, incluso de los que no están presenten para la ocasión.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca mayglothling | Traducido por diana i. almeida