Actividades de polinización para niños

Alrededor de un tercio de los alimentos que consumimos es en realidad polinizado por las abejas, de acuerdo con la Universidad Estatal de Oklahoma. Esto incluye frutas como las fresas y los tomates. Los estudiantes de preescolar y primaria tienen la edad suficiente para entender el proceso de la polinización. Junto con la lección de polinización, los padres y los profesores pueden introducir a los estudiantes a una serie de oficios y actividades que refuercen el proceso de polinización.

Diagrama de la flor


Trae dos flores a clase. Muéstrales a los estudiantes la flor, nombrando cada una de las partes y señalando al mismo tiempo a la flor.

Trae dos flores a clase. Muéstrales a los estudiantes la flor, nombrando cada una de las partes y señalando al mismo tiempo a la flor. Hazles saber a los niños que las abejas recogen el polen a menudo cuando se apoyan en el estambre de la primera flor. Luego, cuando las abejas viajan a la segunda flor, algo de su polen cae y se posa en el estigma de la flor. Así es como se fertilizan las flores. Pídeles a los niños que te muestren lo que han aprendido dibujando su diagrama de flor, asegurándote de etiquetar cada una de las partes de la flor.

Demostración de polinización


Los niños más pequeños necesitan a menudo una visualización del concepto que se enseña con el fin de comprenderlo plenamente.

Los niños más pequeños necesitan a menudo una visualización del concepto que se enseña con el fin de comprender plenamente. Demuestra la polinización con una simple actividad. Dale a cada niño una imagen de una flor, o pídeles a los niños que hagan un dibujo de su flor preferida en una hoja de papel de construcción. Asegúrate de que cada flor tenga un centro circular. Permite que los niños coloreen el centro de la flor con un trozo de tiza. Toma una bola de algodón y diles a los niños que tú eres la abeja. Pasa por cada flor y frotar la bola de algodón en el centro de la flor. Muéstrales a los niños la bola de algodón cuando termines. Deben darse cuenta de que el polen (tiza) ha sido transferido de la flor a la abeja (algodón).

Polinización carrera de relevos


Separa a los alumnos en dos equipos parejos. Dale a cada equipo una abeja. La abeja puede ser una marioneta, o una imagen de una abeja pegada a un palito de madera.

Separa a los alumnos en dos equipos parejos. Dale a cada equipo una abeja. La abeja puede ser una marioneta, o una imagen de una abeja pegada a un palito de madera. Coloca una cubeta a 10 pies en frente de cada equipo, otra cubeta a 10 pies de distancia de la primera cubeta y una colmena fingida a 10 pies de distancia de la segunda cubeta. Llena las dos cubetas con monedas circulares hechas de papel de construcción. La mitad de ellos debe tener una "P", escrita en la parte superior para el polen y la otra mitad "N" de néctar. Pídeles a los niños que formen una fila. Un estudiante de cada equipo irá a la vez, que pretenda ser la abeja. Los estudiantes tienen que correr a la primera cubeta, coger una moneda de polen y de una moneda néctar, y se adelantan a la segunda cubeta para depositar una moneda de polen. Después, los estudiantes agarran otra moneda néctar y otra nueva moneda de polen y se van corriendo a la colmena para depositar todas las monedas. Luego, los estudiantes corren a sus compañeros de equipo y pasan la abeja a la siguiente persona en la fila. El equipo que termina primero gana.

Prueba de sabor de miel


Enséñales a tus alumnos que después de que las abejas toman el néctar de las flores que visitan, las abejas regresan a la colmena y convierten el néctar en miel.

Enséñales a tus alumnos que después de que las abejas toman el néctar de las flores que visitan, las abejas regresan a la colmena y convierten el néctar en miel. Llévales un tarro de miel orgánica cruda (preferentemente local) al salón. Dale a cada niño una cucharada de miel para que la prueben. Pídeles a los niños que describan el sabor. Deben comentar que la miel es dulce. Indícales a los estudiantes que la miel es una alternativa saludable al azúcar. Los niños pueden probar la miel en un vaso de té o rociada sobre una galleta.

Más galerías de fotos



Escrito por alicia bodine | Traducido por adrian tobon