Actividades de penitencia para los niños

El sacramento de la reconciliación, también conocido como el sacramento de la penitencia o de la primera confesión, es un rito de paso para los niños de la Iglesia Católica Romana. Por lo general, los niños hacen su primera confesión cuando tienen 7 años de edad y son capaces de distinguir el bien del mal. Tu hijo podría sentirse preocupado por ir a confesarse por primera vez, por lo que explicarle que el sacramento de la penitencia es una oportunidad para recibir la gracia y la curación de un Dios amoroso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Biblia
  • Papel
  • Crayones

Instrucciones

  1. Lean la Biblia juntos y discutan la base bíblica para el sacramento de la penitencia. Los capítulos Juan 20 y Mateo 5 explican cómo Jesucristo dio a sus apóstoles y discípulos la capacidad de perdonar los pecados en su nombre. Explica que Dios sabe que necesitamos oír a otra persona que nos diga "te perdono" cuando hemos hecho algo mal. Mira historias de la Biblia que describan todo el amor de Jesús por los niños, incluidas las que se encuentran en Lucas 7 y Mateo 19.

  2. Practica hacer un examen de conciencia. Examina los Diez Mandamientos y da ejemplos. Por ejemplo, tu hijo podría haber violado el mandamiento de honrar a sus padres al contestarles o desobedecer.

  3. Revisa el acto de contrición. Anima a tu hijo a memorizar la oración, pero dile que lo escriba por si se siente nervioso y se olvida. Haz que tu hijo decore el papel con símbolos que representen la penitencia, como manos de curación, agua para el lavado de los pecados y una cruz.

  4. Lleva a tu hijo a visitar la iglesia y revisa el confesionario antes de su primera penitencia. Muéstrale a tu hijo dónde deberá arrodillarse y dónde se sentará el sacerdote. La mayoría de los confesionarios tienen una cortina que se puede quitar si tu hijo desea ver el rostro del sacerdote.

  5. Revisa el rito del Sacramento de la Penitencia mientras estás en la iglesia. Haz el papel del sacerdote. Enséñale a tu hijo a entrar en el confesionario, a arrodillarse y a decir: "Perdóname Padre, porque he pecado. Esta es mi primera confesión". Dile a tu hijo que luego debe enumerar sus pecados y esperar a que el sacerdote le dé una pequeña lección. Haz que tu hijo recite el Acto de contrición, y dale una penitencia como una oración o un pequeño acto de bondad. Enséñale a tu hijo a decir "gracias" y luego sal del confesionario. Pasar por todo el rito ayudará a tu hijo a sentirse más cómodo en el gran día.

  6. Planea una pequeña fiesta para después de la primera penitencia de tu hijo. Explícale que el Sacramento de la Reconciliación es un motivo de celebración. A través de la confesión de los pecados todo cristiano recibe la curación de Dios y se reúne con toda la Iglesia.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por katherine bastidas