Actividades de participación sensoriales para la niñez temprana

Detrás de la inocencia de los ojos muy abiertos y las mejillas regordetas está la verdad sorprendente que los tres primeros años de vida de tu hijo determinarán su capacidad de aprendizaje durante décadas. Al introducirlo a una amplia variedad de actividades sensoriales, le ayudarás a aumentar el crecimiento de su cerebro y las conexiones neuronales, según el "Zero to Three" en su página web del National Center for Infants, Toddlers and Families. Preséntale estos momentos educativos tempranos en una atmósfera positiva para ayudarlo a convertirse en un amante de un aprendizaje práctico para toda la vida.

Exploración de cajón de arena


Cuando tu hijo es tan joven como dieciocho meses, tú puedes comenzar a presentarle formas y patrones a través de una cacería del tesoro en una caja de arena.

Cuando tu hijo es tan joven como dieciocho meses, tú puedes comenzar a presentarle formas y patrones a través de una cacería del tesoro en una caja de arena. Él no se da cuenta que está aprendiendo habilidades geometrías temprano mientras que tú le provees con un tema de forma semanal, pero sus pequeños dedos se acostumbrará a la búsqueda de ciertas formas. Supervísalo constantemente para asegurarte de que ninguno de los descubrimientos se los lleve a la boca. Para más diversión de cajón de arena, suminístrale objetos como una cuchara de café, lupa, imanes, conchas marinas, cortadores de galletas o de figuras en miniatura y casas.

Acortamiento de actividades


Tú puedes entrenar a tu hijo en el reconocimiento temprano de letras con una actividad que le da permiso para ser un poco desordenado.

Tú puedes entrenar a tu hijo en el reconocimiento temprano de letras con una actividad que le da permiso para ser un poco desordenado. Extiende manteca o azúcar en una cacerola de rodillo de jalea y ponle un delantal a tu niño para proteger su ropa. Se le puede mostrar cómo trazar una letra a la vez en la sartén, guiando el dedo a través de las posiciones correctas entrenando su mano por dónde empezar y parar cada trazo. Para un temprano experimento científico, tú puedes cubrir la mano de tu hijo en una bola de manteca. Sumerja la mano en un recipiente de agua helada para mostrar como la grasa de un animal lo mantiene caliente durante el invierno.

Mover canicas o pompones


El proceso de cucharear canicas o pompones miniatura de un recipiente al lado izquierdo a un contenedor en la derecha entrena a tu hijo en ambas habilidades motoras finas y la preparación de la lectura temprana.

El proceso de cucharear canicas o pompones miniatura de un recipiente al lado izquierdo a un contenedor en la derecha entrena a tu hijo tanto en habilidades motoras finas como en la preparación de la lectura temprana. Cada actividad que involucra a un niño en algún movimiento de izquierda a derecha ayuda a su mente a prepararse para la lectura en la misma dirección. Para otra actividad que le da práctica con la organización, puede hacer que organice sus canicas o pompones en un molde para muffins de color. Agarrando un pompón entre palillos agrega un nivel de fortalecimiento de la coordinación, la motricidad fina y la paciencia.

Moldeo de plastilina


El proceso de moldeo y conformación de la plastilina despierta la parte creativa del cerebro de tu niño.

El proceso de moldeo y conformación de la plastilina despierta la parte creativa del cerebro de tu niño. Enrollar y dar de palmaditas a la plastilina fortalece los músculos de su mano al tiempo que mejora sus habilidades de motricidad fina y la coordinación mano y ojo. Si no te importa terminar con trozos de un color indeterminado de plastilina, puedes aprovechar la oportunidad para enseñarle una lección temprana en la ciencia, la mezcla de dos colores primarios. Adición de objetos alrededor de la casa como peines, botones, tapas de botellas y cortadores de galletas, aumentan su creatividad. Para practicar el reconocimiento de las letras, muéstrale cómo extender la masa en serpientes y fórmala en las letras.

Más galerías de fotos



Escrito por laura roberts | Traducido por adrian tobon