Actividades sobre la Osa Mayor para niños

Nunca es demasiado pronto para despertar el interés de tu hijo en las estrellas que cubren el cielo nocturno. Enseñarle a tu hijo sobre las constelaciones es una excelente manera de presentar los principios básicos de la astronomía. La Osa mayor es una buena constelación para comenzar con porque se asemeja a un oso y hay varios mitos y leyendas fascinantes asociados a ella. Ponte creativo e inventa una variedad de actividades que activen su curiosidad sobre de la Osa mayor y otras constelaciones.

Libros sobre constelaciones

Un libro apropiado a su edad puede ayudar a tu niño entender las constelaciones y ver imágenes de la Osa mayor. Para los niños de cinco años en adelante, lean "La historia de la Osa Mayor y la Osa Menor;. Un mito sobre una constelación romana", por Cari Meister, que cuenta el antiguo mito romano sobre cómo se formaron estas dos constelaciones. Para niños de ocho años y mayores, échale un vistazo "Historias en las estrellas", por Joan Marie Galat, que es una guía de muchas de las constelaciones más populares y los mitos detrás de ellas, y "Bailan en el cielo: Mitos de los nativos americanos sobre las estrellas ", por Ray Williamson, que explica la perspectiva del indio americano sobre las constelaciones.

Creación de la Osa Mayor

Dale a tu hija una hoja grande de cartulina negra y pequeñas calcomanías de estrellas. Ayúdala a utilizar las calcomanías de estrellas para recrear la Osa Mayor en el papel, usando una imagen de la constelación como guía. Cuando las estrellas estén en su lugar, dale un lápiz blanco para conectar las estrellas con la forma de la constelación. También puedes hacer este proyecto a gran escala al aire libre sobre una entrada para autos de asfalto. Dale un gis amarillo para las estrellas y una tablilla blanca para conectar las estrellas. También anima a la niña a crear su propia constelación de estrellas.

Contemplar las estrellas

En una noche clara, agarra una manta y lleva a tu hija al aire libre para señalarle la Osa menor. Vayan a algún lugar lejos de las luces de calle y la ciudad que pueden distorsionar la vista. Trae un telescopio contigo si tienes uno, pero no lo necesitas. Señálale las estrellas que componen la Osa mayor y guía su mano para trazar el patrón en el cielo y ayudarle a encontrarlo. Señálale cómo la constelación se asemeja a un oso con una larga cola y que es también conocida como la constelación de la Gran Osa. Trae un libro con fotos de la Osa mayor que le pueda servir como referencia. También explica que la Osa mayor incluye la constelación de la Gran Cacerola, que constituye la parte de la cola y la grupa de la Osa Mayor.

Visita un Planetario

Lleva a tu hijo a un planetario cercano a donde vives. Muchos museos de ciencias tienen planetarios, así como los centros de observación de la naturaleza. Aquí, tu niño puede sentarse en una sala de proyección con un cielo nocturno realista para mirar y aprender sobre las estrellas, planetas y galaxias. Muchos planetarios ofrecen programas para niños que se enfocan en las constelaciones principales, incluyendo la Osa mayor. Por ejemplo, el SpaceQuest Planetarium (Planetario BúsquedaEspacial) en el Children's Museum of Indianapolis (Museo de los Niños de Indianápolis) ofrece un espectáculo Cosmic Canopy (Pabellón Cósmico) que enseña a los niños a encontrar las constelaciones en el cielo.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por jorge escobar