Actividades para niños con verbos

Por lo general en primer grado, los niños comienzan a aprender algunas partes de la oración, como nombres y verbos, y los continúan estudiando a lo largo de sus años en la escuela primaria. Si bien el aprendizaje de la gramática suena como algo que podría ser muy aburrido, los maestros y los padres pueden estimular el aprendizaje con algunas actividades divertidas y atractivas. Tus niños jugarán juegos sin siquiera saber que son una lección de gramática encubierta.

Carrera de relevos

Dado que los verbos son palabras de acción, tiene sentido que los niños estén activos mientras aprenden acerca de ellos. Reúne un grupo de niños y divídelos en dos equipos iguales. Escribe varias palabras de acción, como correr, brincar, saltar y deslizarse, en un conjunto de tarjetas y coloca una pila de tarjetas en frente de cada equipo. Cuando comienza la carrera, un miembro de cada equipo lee la palabra de una tarjeta de su pila y luego se mueve de esa manera a través de la habitación y regresa, o adonde sea que hayas marcado la trayectoria de la carrera. Una vez que hayan regresado a la línea, el siguiente corredor lee la siguiente tarjeta de verbos y demuestra otra acción. El equipo cuyos niños completen todas sus acciones primero es el ganador.

Frases absurdas

Cuando los niños aprenden acerca de las partes del discurso, comienzan a entender que la mayoría de oraciones incluyen un sustantivo y un verbo. Crea una lista de nombres que sean familiares para los niños, como casa, pájaro, perro, coche o elefante. Luego, escribe estas palabras en tarjetas y colócalas en una bolsa de papel o recipiente pequeño. A continuación escribe una lista de verbos comunes como sentarse, volar, dormir, trepar o comer, en tarjetas y colócalos en una bolsa o recipiente separado. Pídele a tu niño que elija una tarjeta de cada bolsa y anímalo a crear una frase que incluya las dos palabras. Aunque la frase sea: "El elefante puede trepar al árbol", el niño estará obteniendo práctica utilizando los verbos en una oración. Mientras más absurdas sean las oraciones, más divertido será el juego.

Cacería de verbos

Una vez que tengas tarjetas con sustantivos y verbos escritos en ellas, puedes utilizarlas para hacer una cacería de verbos. Oculta las tarjetas en varios lugares alrededor del salón, mientras que tu niño no esté mirando. Luego, pídele que busque las palabras y las recoja, pero que sólo puede traer de vuelta las tarjetas con verbos. Para añadir un toque divertido, puedes pedirle que actúe el verbo de cada tarjeta que haya recogido. Para obtener una versión menos activa de la cacería de verbos escribe varias palabras en una hoja grande de papel. Incluye sustantivos, verbos y otras partes de la oración que tu niño podría aprender, como adjetivos. Pídele que busque y circule sólo los verbos en la página. También puedes encontrar las hojas de trabajo para la práctica de identificación de verbos en Education.com.

Resaltar verbos

A veces la mejor manera de entender una nueva habilidad es relacionarla con algo con lo que ya se está familiarizado. Tu niño probablemente ha estado leyendo verbos desde hace tiempo, aunque no sabía cómo se llamaban. Encuentra su libro favorito y copia unas cuantas páginas del mismo. Dale un marcador y deja que busque las frases de los verbos que pueda encontrar. Si el libro es ilustrado, pídele que mire también las imágenes que muestran acción y las etiquete con los verbos correctos. De esta manera, se puede interactuar con el texto y las imágenes sin arruinar su libro favorito.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey chaloux | Traducido por tere colín