Actividades para los niños que se preocupan

Está en la naturaleza humana preocuparse. Los padres se preocupan por las cuentas y los niños, y los niños se preocupan por la amistad y la tarea escolar. Sin embargo, cuando las preocupaciones de tu hijo empiezan a asumir el control y a afectar su sueño, el rendimiento y la felicidad, tu hijo necesita un poco de ayuda extra para examinar cuidadosamente esas preocupaciones, confrontarlas y luego deshacerse de ellas.

Escribir o dibujar

Anima a tu hijo a que deje salir sus preocupaciones escribiéndolas. Podía escribirlas en un diario privado o en una carta para que tú la leas. Podría escribir un poema o un cuento, o convertir sus preocupaciones en letras para una canción. Los niños más pequeños pueden liberar sus preocupaciones dibujando y escribiendo en las burbujas alrededor de una imagen de ellos mismos. Haz que un niño corte monstruos de cartulina para escribir o dibujar sus preocupaciones en ellos. A continuación, te los podría dar para que te encargues.

Actuar / práctica

Representa escenas con tu hijo para mostrarle cómo hacerle frente a las circunstancias que están provocando que se preocupe. Si se preocupa por hacer amigos en la escuela, haz que practique contigo con frases como, "¿Te importaría si paso el rato contigo?" Si está preocupado por las personas que se burlan de él, haz que practique reírse cuando se le caigan algunos libros o tropiece. Los niños más pequeños pueden aprender a hacer frente a circunstancias preocupantes a través de pequeños juegos del mundo o juegos de rol con juguetes de peluche. Haz que tenga un juguete de peluche "se mezquino" y otro que diga, "no te estoy escuchando, te estás haciendo el tonto y no me molesta."

Conversar

Ayuda a tu hijo a compartir sus preocupaciones hablando. Si él está estresado por los estudios, haz que hable con su maestro. Si está preocupado por otro niño en la escuela, ayúdalo a identificar a un amigo con quien hablar de esto. Charla sobre sus preocupaciones y pídele que identifique lo peor que podría pasar, podría no parecer tan malo. Por ejemplo, ¿Qué pasará si juega mal en un encuentro deportivo? ¿No lo entenderían los otros miembros del equipo? ¿No olvidarían todo al día siguiente? A los niños más pequeños les puede gustar saber que tú tenías preocupaciones similares cuando eras niño. Di algo en la línea de: "Sé cómo te sientes, yo solía preocuparme por la obra de la escuela, pero luego me di cuenta de que la disfrutaba mucho."

Relajación

Trata de evitar que la preocupación se apodere de la vida de tu hijo. Lucy Schrader, coordinadora de University of Missouri Extension, sugiere tener un "tiempo de preocupación" cada día para hacer frente a la ansiedad y luego enseñarle a tu hijo a "contar" sus preocupaciones para alejarlas hasta entonces. Las actividades físicas pueden ayudarle a dejar atrás sus preocupaciones por un tiempo, es más difícil hacer hincapié en algo cuando estás corriendo. Para un niño mayor, sugiere que "deje" sus preocupaciones contigo mientras que toma un baño relajante o escucha algo de música. A menudo, las preocupaciones parecen peores a la hora de dormir, así que enséñale a concentrarse en relajar cada parte de su cuerpo y a respirar hondo y despacio para que se distraiga y se calme.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa walker | Traducido por rafael ernesto díaz