Actividades para niños con meteoritos

Un meteorito comienza como un meteoroide, el cual es pieza de roca alrededor del espacio exterior. Un meteoro se refiere a la racha de fuego, comúnmente conocida como una "estrella fugaz", el cual aparece cuando un pequeño meteoroide golpea la atmósfera de la tierra y se quema. Sólo cuando un meteoro sobrevive su viaje a través de la atmósfera y toca la superficie de la tierra se convierte en un meteorito. Usa una variedad de interesantes y atractivas actividades para enseñar a tu hijo esto y otros datos claves sobre los meteoritos.

Proyectos artísticos


Dale una bola de espuma para que la transforme en forma de meteoro.

Dale a tu hijo una bola de espuma, de las disponibles en la mayoría de tiendas para artesanías y para pasatiempos, y permítele usar una navaja de plástico para esculpir la bola en la forma de un meteorito. Una vez que el este feliz con la forma, haz que pinte su meteorito con pintura negra o gris. Tu niño tal vez disfrute también hacer un meteorito de plastilina. Una vez seca, puede pintarla o decorarla con brillos. Dale a tu niño una caja de zapatos vacía y varios suministros de artesanías, tales como papel, tijeras, pegamento y calcomanías, y dile que use su imaginación para transformar la caja en receptor de meteoritos. Déjale lugar en el patio trasero para que pueda tratar de atrapar un meteorito cayendo del cielo. Después de que vaya a la cama, pon un "meteorito" en la caja para hacer la actividad aún más entretenida.

Proyectos comestibles


Puedes hacer meteoritos con chocolate negro derretido y brownies cortados en forma de meteoritos.

La mayoría de los niños disfrutan el ayudar en la cocina, y puedes usar esto en tu ventaja para ayudarte a enseñar a tu niño más sobre los meteoritos. Derrite chispas de chocolate oscuro, las cuales son a menudo más bajas en azúcar que el chocolate con leche. Esparce el chocolate derretido en un plato poco profundo. Que tu niño rocíe el chocolate con nueces finamente picadas, malvaviscos miniatura o cereal aplastado, cada uno de lo cual simulará los diferentes componentes de un meteorito. Enfría los meteoritos comestibles y rompe el chocolate en pequeñas piezas antes de servirlos. Otra opción de alimento es preparar una bandeja de brownies como siempre, pero permite a tu niño agregar nuez picada. Hornéalos y córtalos en forma en forma de círculos para imitar el aspecto de meteoritos. El sitio web de la NASA sugiere usar piezas de varios tipos de barras de dulces para enseñar más sobre meteoritos. Tu niño puede observar cada tipo y describir cuales características parecen de meteorito, tales como la textura o el color. Después puede comer los especímenes.

Actividades interactivas


Vigila estrellas fugaces con tu pequeño.

Rocía unas cuantas rocas ordinarias con pintura de spray que brilla en la oscuridad. Puedes encontrar la pintura que brilla en la oscuridad en la mayoría de las tiendas de artesanías o detalles. Mantén las rocas pintadas bajo una luz unos minutos y luego dispérsalas alrededor de tu patio trasero. Llama a tu pequeño afuera y finge que las rocas acaban de caer del cielo. Puedes también mostrarle qué le sucede a la tierra cuando un meteorito la golpea. Llena una pequeña caja con arena fina. Dale a tu pequeño uno de los "meteoritos" que brillan en la oscuridad y pídele que lo tire hacia la arena. Entonces tu niño puede observar el cráter resultante. Toma a tu niño afuera para vigilar estrellas fugases.

Actividades de lectura


Libros, museos y observatorios son una gran fuente de información sobre meteoritos.

También puedes leer libros sobre meteoritos con niños pequeños, y animar a niños más grandes a leer los libros por su cuenta. Los libros ilustrados son entretenidos pero también son educativos. Intenta con "Call Me Ahnighito" de Pam Conrad, recomendado para niños de 5 años en adelante. Cuenta la historia verdadera de un meteorito encontrado en 1987. Niños más grandes pueden disfrutar de "A Piece of the Sky", de David Patneaude. Se trata de dos niños que encuentran un meteorito en Oregon mucho antes de que los científicos lo hagan. El libro incluye una riqueza de datos sobre las rocas espaciales. Otro libro para edades de 8 en adelante es "Go Big Go Home", de Will Hobbs, el cual trata de un niño y lo que le sucede después de que un meteorito aterrice en su dormitorio. También puedes llevar a tu niño a un museo o un observatorio que tenga salas de exposiciones espaciales y alentarlo a que lea la información que provea sobre los meteoritos. Además de aprender más, también conseguirá ver los meteoritos de cerca. La mayoría de las grandes ciudades tienen al menos un observatorio, y muchos campus de universidades también, casi todos los museos de historia tienen también al menos una exposición del espacio.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por marco jiménez