Actividades para niños sobre mentir

Los niños tienen gran imaginación y a menudo se van por la tangente hablando de ser un superhéroe o una princesa. Sin embargo, a veces los niños pueden empezar a mentir y piensan que es lo mismo que jugar. Aprender la diferencia entre fingir y mentir es un componente crucial para el desarrollo moral de tu hijo. Actividades apropiadas para la edad que enseñen y demuestren la mentira y la deshonestidad pueden ayudar al niño entender por qué mentir es malo y a que no tema decir la verdad.

Libros sobre la mentira

Lee libros con tu hijo que demuestren la mentira y sus consecuencias. "The Berenstein Bears and the Truth" de Stan y Jan Berenstain, para las edades 3 años y mayores, el hermano y la hermana oso mienten a su madre sobre una lámpara que hicieron caer. "Eli's Lie-O-Meter" de Sandra Levins, para niños desde 4 años, habla de la diferencia entre fingir y mentir. Otro libro para tener en cuenta, para las edades 6 y más, es "Princess K.I.M. and the Lie That Grew" de Maryann Cocca-Leffler, sobre una chica que dice una mentira que crece en una gran mentira de la que no puede salir. Discute después los libros con tu hijo, preguntando si las consecuencias valían la pena o no.

Juego de roles

Haz juegos de roles con tu hijo donde puede elegir entre mentir o decir la verdad. Empieza demostrando lo correcto para que un niño haga. Por ejemplo, que tu hijo te vea pretender escribir en la pared. Tu cónyuge o pareja debe entrar y preguntar si lo hiciste. Demuestra honestidad a tu hijo al admitir la verdad, decir por qué lo hiciste y pedir disculpas. Entonces puedes rehacer el escenario con una mentira y demostrar las consecuencias de mentir. Deja que tu hijo participe en la acción al darle un nuevo escenario, donde pretende hacer algo que no debe haber y anímalo a elegir por su cuenta lo correcto a hacer en esa situación.

Tarjetas de "Pretend or a Lie" (Pretender o mentir)

A veces los niños no tienen clara la línea entre fingir y decir una mentira. Ayuda a tu hijo entender la diferencia al escribir una "P" para "pretender" y una "M" de "mentir" en dos fichas. Siéntate frente a él y dale ciertas frases o situaciones que demuestren claramente fingir o mentir. Tu hijo debe entonces esperar la tarjeta que indica si estás jugando a pretender o mintiendo. Por ejemplo, podrías sostener un oso de peluche y decir, "soy tu mami y eres mi bebé," como un ejemplo de algo que aunque no es cierto, es como si lo fuera. Para obtener un ejemplo de mentira, pide a tu hijo que te pregunte lo que te comiste para almorzar. Míralo y di, "hemos comido espaguetis para el almuerzo," cuando en realidad comieron sándwiches. Debe sostener la tarjeta de "M" porque eso es una mentira. Haz hincapié en que cuando alguien, especialmente un adulto, está pidiendo algo, debe responder con la verdad y para ello no debe mentir ni fingir.

Una pila de mentiras

Saca bloques de construcción de tu hijo y coloca el bloque más pequeño de pie sobre la mesa o el piso, para representar una mentira. Dile a tu hijo que cuando dice una mentira, no importa cuán pequeña sea, tienes que decir mentiras más grandes para cubrirla. Entonces haz que apile bloques más grandes y más grandes en la parte superior del bloque más pequeño para ver cuántas "mentiras" se pueden apilar hasta que todo se derrumbe. Explícale a tu hijo que mientras más mentiras dice, mayor será el accidente o la consecuencia, cuando todo se derrumbe.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por paulina illanes amenábar