Actividades para que los niños identifiquen emociones

La capacidad de identificar las emociones es el primer paso en la construcción de competencias emocionales. Según los expertos en Head Start, los niños con competencias emocionales son "más saludables, menos solos, menos impulsivos, más centrados y tienen un mayor rendimiento académico". Identificar las emociones construye el vocabulario emocional de tu hijo y le da las palabras y la comprensión que necesita para progresar en su desarrollo.

Juegos de mímica de emociones

Una forma sencilla pero entretenida de enseñar la identificación de emociones es exteriorizar sentimientos diferentes en un juego de mímica. Escribe diferentes emociones como feliz, enojado, triste, sorprendido, asustado, aburrido, decepcionado, orgulloso, amoroso o disgustado en pequeños trozos de papel. Pon todos los sentimientos escritos en un contenedor. Túrnense sacando sentimientos del contenedor y actúenlos. Juega casualmente para divertirte con tu hijo o haz equipos y jueguen por puntos con familiares y amigos. El equipo con más conjeturas correctas gana.

La rueda de las emociones

Enseña a tu hijo cómo etiquetar sus sentimientos con una rueda de sentimientos. Recorta una flecha de papel y adjúntala al centro de un plato de papel usando un sujetador con patas que se abren. El plato se dividen en segmentos trazando líneas desde el centro hacia el exterior. Debe parecer un pastel cortado en rodajas. Deja que tu hijo etiquete cada segmento con una emoción diferente y un dibujo correspondiente. Anímalo a mover la flecha a diferentes sensaciones a medida que las experimenta. Utilízalo como un catalizador para más conversación. "Veo que la flecha apunta hacia enojado. ¿Qué pasa? ¿Quieres contármelo?". Pon la rueda en un área fácilmente accesible de la casa y anima a tu niño a usarla cuando sea necesario. La rueda puede servir como una forma de comunicación cuando tu hijo puede ser incapaz de expresar sentimientos fuertes.

Historia de los sentimientos

Ayuda a tu hijo a identificar las emociones con una historia personalizada. Toma fotos de su hijo haciendo muecas para mostrar sentimientos diferentes. Pon las fotos en robustos pedazos de papel y enlazar las páginas formando un libro. Ayuda a tu hijo joven etiquetar cada emoción. O anima a st hijo mayor a crear historias basadas en cada sensación. "Cuéntame una historia sobre algo de lo que puede que te sientas orgulloso". Escucha sus historias y considera contar la tuya propia. Ayúdale a conectar emociones específicas con cada situación. Da un paso más y habla sobre cómo puede responder a diferentes sensaciones al hacer preguntas como "¿Qué puedes hacer cuando estás enfadado?" o "¿Cómo puedes mostrar que sientes amor?".

Bolas para exprimir

Ayuda a tu hijo a aprender sobre las emociones mientras que hacen una bola de estrés o bola para exprimir en casa. Toma varios globos de látex lisos y usa un embudo para llenarlos con arroz crudo, harina o maicena. Diferentes rellenos proporcionarán diferentes experiencias. Ata los globos firmemente cuando estén llenos de tu agrado. Deja que el niño apriete cada bola y anímalo a asignar un sentimiento en consecuencia. Tal vez la pelota que es muy difícil apretar es la pelota "enojada" y la bola suave es la pelota "feliz". Ayúdale a dibujar caras en las bolas con un rotulador. Habla de cómo puede exprimir las bolas cuando tiene sentimientos diferentes. "Parece que te sientes enojado, ¿te gustaría apretar la pelota enojada por un minuto?" O "te ves feliz y relajado ahora, ¿qué tal si aprietas la pelota feliz?".

Más galerías de fotos



Escrito por christen robinson | Traducido por paulina illanes amenábar