Actividades para niños para las Estaciones de la Cruz

Las Estaciones de la Cruz han sido una parte formal de la celebración católica de la Cuaresma desde el siglo 17, pero la práctica de viajar a lo largo del camino de la cruz y meditar en los sufrimientos de Jesús es una tradición que se remonta a los primeros días del cristianismo. Explícales a tus hijos que las Estaciones de la Cruz les permiten a los cristianos hacer un viaje con Cristo-como si estuvieran caminando por el camino polvoriento del Calvario hace miles de años. Anima a tus hijos a parar en cada estación e imaginarse de pie al lado de Jesús.

Oraciones

Las estaciones del servicio de la Cruz en la iglesia se pueden sentir un poco largas y confusas para los más pequeños. Puede ser útil pasar por el servicio de antemano, explicarles cuándo levantarse y cuándo deben arrodillarse, y aprender las oraciones. Una sencilla oración que se repite en cada estación es: "Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo". Anima a tus hijos a memorizar la oración antes del servicio.

Cuadro

Lleva accesorios simples como un velo de María, madre de Jesús, y un trozo de tela blanca para Verónica, la mujer que limpió el rostro del hijo de Dios. Haz que tus hijos actúen cada estación de la Cruz y tómales una foto. Coloca las fotos en cartulina de color púrpura y ponlas en tu casa o en el salón parroquial. Las parroquias a menudo también tienen estaciones en vivo de las Estaciones de la Cruz, que dramatizan completamente la pasión de Cristo. Si a tus hijos les gusta actuar, pueden disfrutar participando en las Estaciones en vivo.

Velas

En la tradición cristiana, Jesús es conocido como la "luz del mundo" y las velas son un símbolo litúrgico común. Haz que tus hijos construyan un candelabro sencillo vertiendo yeso en un recipiente de plástico poco profundo, que puede llevar 14 velas votivas. Muéstrales a los niños cómo crear 14 separadores envolviendo varias capas de papel de aluminio alrededor de 14 velas. Coloca los separadores en el recipiente hasta que el yeso se endurezca lo suficiente como para que los niños puedan eliminar fácilmente los espaciadores. A continuación, retira el soporte de la vela del recipiente de plástico. Haz que los niños suavicen los bordes del soporte de la vela con papel de lija y un paño húmedo. Deja que el yeso se asiente por completo. Una vez que esto suceda, coloca una vela en cada espacio. Cada noche durante la Cuaresma, enciende las 14 velas y apágalas una por una después de una breve reflexión en cada Estación de la Cruz. Después de apagar la última vela, recuérdales a tus hijos que sin Cristo, el mundo está en la oscuridad total, pero que la Pascua traerá la luz y la alegría de la Resurrección.

Vivir las Estaciones

Escribe cada una de las Estaciones en una tarjeta. En la parte posterior de la tarjeta, escribe una buena obra, que refleje el ejemplo que Cristo y sus seguidores establecieron a través de la pasión. Por ejemplo, para la estación "Jesús carga su cruz", la buena acción podría ser la de llevar a cabo las tareas sin quejarse. Para "Verónica enjuga el rostro de Jesús", la buena acción podría ser la de escribir cartas o visitar a los enfermos y ancianos en un asilo. Pon las cartas en una bolsa o caja y haz que tus hijos dibujen una estación y una buena acción para realizar cada día.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por katherine bastidas