Actividades para niños en las cuencas

La mayoría de los niños no está consciente de las importantes funciones que cumple una cuenca. Las actividades prácticas en una cuenca reducen los procesos a gran escala de una cuenca a un tamaño que los niños pueden visualizar y comprender. Al educar a los niños sobre las cuencas hidrográficas, les creas conciencia de cómo afectan las actividades humanas a los recursos naturales de los que sus familias dependen diariamente.

Exploración interactiva

Un sistema de cuencas es un proceso grande y complejo que no es fácil de observar en su totalidad. Pero al colocar una caja de arena en el exterior, la escala se reduce para que los niños puedan ver el sistema en acción. Llénala con gente, árboles y animales de juguete. Pasa una manguera por un extremo o cuélgala con una aspersor sobre la mesa para simular lluvia. Deja que los niños moldeen montañas, valles y las vías navegables en la arena y observen hacia dónde corre y se acumula el agua y qué efecto tienen las fuerzas de erosión del agua sobre los árboles y las personas que viven a lo largo de la vía fluvial. Pon un frasco transparente con piedras y tierra en un lugar soleado o bajo una lámpara de calor. Siembra una planta pequeña y coloca un pequeño recipiente de agua en el interior antes de cerrar la tapa para ver el ciclo del agua en la acción. Otra demostración ilustra el efecto de filtrado de un humedal. Perfora agujeros en el fondo de un contenedor de plástico y coloca capas de bolas de algodón, arena, tierra y grava hasta que se llene. Colócalo en un lavabo o sobre una tina de plástico. Vierte agua sucia en la maqueta y mira cómo el agua, ya limpia, se va filtrando hasta llegar a salir por el fondo.

Juegos

Un juego de clasificación hace que los niños se familiaricen con la necesidad del agua para sobrevivir. Puedes jugar con un simple tablero de papel dividido en secciones para escribir los objetos que necesitan agua y los que no. Utiliza imágenes de diversos animales, plantas y objetos inanimados como rocas, lápices, libros, coches, libros, juguetes y platos. O, usa dos cubetas o tapetes y clasificar objetos reales como animales de peluche o flores, gente de juguete, coches, casas y libros en el contenedor adecuado. Un juego de mímica sobre animales del humedal presenta a los niños la variedad de vida silvestre que depende del hábitat de la cuenca para sobrevivir.

Juego dramático

Las historias de una gota dejan que los niños usen su imaginación para crear las aventuras por las que pasa una sola gota durante el ciclo del agua. Haz títeres de una gota de lluvia, las nubes y el sol. Crea un simple conjunto de lagos, ríos y montañas utilizando almohadas, libros y mantas, o utiliza un patio de juegos al aire libre, designando la torre como una montaña, la resbaladilla como un río y una zona baja como un lago. Deja que los niños narren el viaje de la gota de agua utilizando las marionetas y vocabulario como precipitación, condensación y evaporación, mientras que se mueve físicamente a través del escenario. Los niños pueden repetir esto varias veces inventando una historia nueva cada vez. Con marionetas de animal de los humedales y un teatro de títeres, los niños pueden contar sus propias historias de animales.

Expediciones

Nada hace cobrar vida al humedal como una salida a la reserva de la cuenca para observar las plantas y animales. Toma un paseo por la zona con todos tus sentidos, apegándote a las rutas de senderismo para evitar dañar el hábitat animal. Pregúntales a los niños qué pueden ver, oír, oler y sentir. Haz una carrera de pistas para desafiarlos a encontrar rasgos particulares de un humedal como huellas de animales, presas naturales o signos de erosión; o que anoten los animales que vean. Quita ambos extremos de una lata o un envase de plástico cilíndrico y recubre cualquier borde filoso con cinta adhesiva para evitar lesiones y habrás creado un acuascopio simple. Estira una envoltura de plástico transparente sobre un lado y asegúralo con una liga y cinta adhesiva. Deja que los niños vayan vadeando a la orilla de un arroyo, con una supervisión adecuada, usando sus acuascopios para observar la vida submarina.

Más galerías de fotos



Escrito por tamara christine van hooser | Traducido por jorge escobar