Actividades para niños de cómo componer canciones

Los niños y la música son una combinación natural, desde el momento en que empiezan a hablar, los niños instintivamente cantan cuando escuchan sus canciones favoritas. ¿Por qué no aprovechar este entusiasmo haciendo que tu hijo componga una canción? Escribir una canción puede mejorar las habilidades de escritura de tu niño y lo entretendrá al mismo tiempo. Es una actividad para hacer en un día lluvioso que toda la familia puede disfrutar.

Introducción de la canción

Comienza tu composición señalando los elementos básicos de una canción. La letra del estribillo es el tema central de la canción y se repite varias veces usualmente después de cada verso. Los versos cuentan la historia de la canción y cada uno es diferente. Por supuesto también necesitarás un título para tu canción. Éste es un buen punto donde los niños pueden comenzar su composición. Proporciónale al niño una hoja de papel y un lápiz para que escriba todas las ideas que tenga para el título de la canción.

Generar ideas

Deja que tu niño genere ideas para la canción guiándolo en lo que necesite. Puedes sugerir que observe las fotografías de una revista o de un libro. Crea una canción basada en contar la historia detrás de una imagen, que tenga comienzo, nudo y un desenlace. Haz que tu niño piense cuál es el propósito de la canción y dónde quiere que termine la historia. Para que una canción le guste a un niño haz que la compare con su color favorito. Luego haz que escoja un objeto para que acompañe al color. Una pareja dispareja puede hacer una canción divertida como por ejemplo “mantequilla de maní púrpura”.

Componer tu canción

Cuando el niño haya escogido el tema comienza a crear versos simples añadiéndole algo nuevo a cada verso basado en el último. Si tu primer verso es sobre la mantequilla de maní púrpura, el segundo verso puede ser sobre gente púrpura comiendo mantequilla de maní. El estribillo puede tratar sobre el color púrpura y los sentimientos que evoca. Asegúrate de ir escribiendo la canción en un papel, pues así podrás revisarla y recordarla. Para simplificar, sigue un patrón rítmico de manera que cada segunda línea termine con una palabra que rime con la línea anterior. Ten un diccionario a la mano y uno de sinónimos como herramientas de ayuda.

Simplifica la composición

Ahorra tiempo en el proceso de composición utilizando una melodía de una canción conocida. Para un niño pequeño puedes ensayar con "Twinkle Twinkle Little Star" (Estrellita dónde estás). Para un niño más grande puede ser “This Little Light of Mine” (La lucecita que hay en mí). Usar una melodía y la estructura de una canción conocida le permitirá al niño enfocarse en la letra de la canción. Ten un momento divertido mientras tratan de encajar las palabras en el ritmo. Si tu niño está ansioso por interpretar su composición, grábalo en video y así aprenderá más sobre componer una canción al ver el resultado final. Sin duda tu hijo apreciará que hayas capturado este momento en video cuando pasen los años.

Más galerías de fotos



Escrito por joann macdonald | Traducido por pattricia patino