Actividades para niños sobre aves de presa

Las especies pequeñas de aves como los petirrojos y los azulejos son excelentes para introducir a los niños al mundo de las aves. Sin embargo, las aves de presa, como las águilas y los halcones, con sus afiladas garras, grandes picos y envergaduras enormes son los reyes del cielo. Puedes introducir a tu hijo a estas fascinantes y majestuosas aves a través de una variedad de actividades interactivas.

Leer acerca de aves de presa

Los libros pueden ayudar a tu hijo a entender las diferencias distintivas de las aves de presa en comparación con otro tipo de aves. El libro "Amazing birds of prey" ("Las asombrosas aves de presa") de Jemima Parry-Jones presenta imágenes de página completa de muchas aves de presa y datos básicos sobre cada una de ellas, para niños de 4 años en adelante. Para niños de 10 años en adelante, el libro "Raptor! A Kid's Guide to Birds of Prey," ("¡Raptor! Una guía para niños sobre aves de presa") de Christyna M. Laubach et al, proporciona una visión más detallada de las aves de presa, incluyendo cómo cazan, los animales que comen y cómo detectarlas en la naturaleza. Discute acerca de las aves con tu hijo a medida que avanzan a través de los libros y anímalo a investigar más sobre alguna de las aves que le haya interesado en particular.

Manualidades de aves de presa

Para hacer la cara texturizada de un águila calva americana, recorta la forma de la cabeza y el cuello de un águila calva americana desde una vista lateral en cartón. Dale a tu hijo plumas blancas para que cubra la mayor parte de la cara y plumas marrón para la parte inferior para representar el cuerpo. Corta un pico de fieltro amarillo y deja que tu hijo lo pegue en el cartón en el espacio apropiado. Añade un ojo de plástico para completar el águila. Para otra manualidad, tu hijo puede hacer un búho de platos de papel. Haz que coloree dos platos de papel de color marrón de un lado. Corta uno de los platos por la mitad y pega las mitades entre el otro plato marrón para que parezca que son sus alas. Pega dos triángulos de papel marrón para las orejas y después haz que tu hijo pegue en el plato dos grandes ojos de plástico y un triángulo de papel anaranjado al revés para completar la cara.

Juegos temáticos sobre aves de presa

Lleva a los niños afuera para un juego de "Salva los huevos de águila". Coloca varios huevos de plástico de juguete en una canasta o tazón en un lado del jardín y una canasta vacía a varios metros de distancia. Dos o tres niños pretenderán ser águilas y deberán llevar un huevo a la vez a la canasta "segura" mientras evitan ser tocados por los demás niños que representarán mapaches, ardillas y búhos que tratan de robar los huevos de águila. Los niños deben quedarse quietos en un punto específico usando sólo una pierna para alcanzar y tocar a las "águilas". Los niños que sean tocados quedarán fuera del juego. La ronda termina cuando todos los huevos están en la otra canasta o todas las águilas hayan sido sacadas del juego. Para otro juego, haz que un niño salga de la habitación mientras los otros esconden un objeto. El primer niño debe buscar el objeto con la ayuda de sus amigos "búhos". Los búhos "ulularan" más fuerte y rápido cuando se acerque y más tranquila y lentamente cuando se aleje del objeto.

Viajes de campo

Encuentra un zoológico o un centro de conservación cerca de ti en donde haya aves de presa o un programa en el que los niños puedan conocer de cerca y personalmente a estas aves. El zoológico Stone (zoonewengland.org) en Stoneham, Massachusetts tiene una temporada de espectáculos diarios de aves de presa durante el verano cada año, en el que aves como halcones, cuervos y guacamayos se elevan sobre la multitud y los niños pueden ver de cerca sus enormes envergaduras. Si vives cerca de Charleston, Carolina del Sur, el Centro para aves de presa (thecenterforbirdsofprey.org) ofrece demostraciones de vuelo con águilas, halcones y búhos así como aviaros que exhiben 40 diferentes especies de aves de presa.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por laura lara