Actividades que los niños pueden hacer con arcilla

Hay prácticamente un número infinito de proyectos y actividades que tu hijo puede hacer con arcilla. Muchos niños disfrutan de la sensación táctil de la arcilla entre sus dedos, así como el proceso creativo de hacer algo de la nada. Puedes fomentar la imaginación y el aprendizaje de tu hijo involucrándole en las artes de la arcilla y proyectos de artesanía. Al seleccionar arcilla, asegúrate de elegir las variedades que se secan y se endurecen al aire o en un horno casero, como los polímeros, en lugar de aquellos que requieren un horno cerámico profesional.

Esculturas de arcilla

Ya sea que elija hacer esculturas abstractas o modelar animales, tu hijo disfrutará crear figuras en miniatura de arcilla. Compra o haz la arcilla en una variedad de colores para que pueda añadir profundidad y detalle a su obra de arte. Los niños más pequeños pueden simplemente trabajar la arcilla con sus manos para crear sus obras maestras, mientras que los niños mayores pueden valerse de herramientas para añadir detalles. Por ejemplo, pueden crear la textura de pelambre mediante el barrido de un cepillo de dientes a través de la arcilla y pueden añadir pequeños puntos o diseños al proyecto con un palillo de dientes.

Artesanías y decoraciones de arcilla

Los niños pueden usar arcilla para hacer numerosas y divertidas manualidades decorativas. Por ejemplo, para hacer campanas de viento, todo lo que tienen que hacer es extender la arcilla y luego cortar formas con cortadores de galletas. Asegúrate de que haya un agujero en cada forma para encordar las campanas. Cuelga las campanadas muy cerca entre sí para que tintineen con el viento. También puedes ayudar a tu hijo a crear un portafotos. Retira el vidrio del marco y déjalo a un lado antes de que tu hijo allane uniformemente la arcilla en la parte frontal del marco. Luego, tu hijo puede incrustar piedras de cristal, perlas o piedras preciosas en la arcilla, o añadir diseños pasando un palillo. Tu hijo también puede ensartar cuentas de arcilla hechas a mano en pulseras para crear joyas de colores. Ayúdale a moldear la arcilla en diferentes formas de cuentas y haz un agujero en cada cuenta con un palillo de dientes antes de que se seque para que tengas una manera de encordar las cuentas. Tu hijo puede usar arcilla de varios colores o pintarla con pintura acrílica, una vez que la arcilla se seca. Asegúrate de no dejar que los niños pequeños trabajen con piezas pequeñas, ya que pueden asfixiarse con ellas.

Haz tu propia arcilla

Tu niño disfrutará haciendo su propia arcilla de panadero y todo lo que necesitas es unos pocos ingredientes que probablemente ya tienes en tu casa. Simplemente dile que combine 4 tazas de harina, 1 taza de sal y 1 1/4 a 1 1/2 tazas de agua. Luego, pídele que amase la mezcla hasta que quede suave. Puedes añadir colorante a la arcilla, si así lo decide tu hijo, o dejarla blanca. Tu niño puede esculpir con la arcilla una y otra vez, o puedes hornear sus proyectos de arte a 300 grados Fahrenheit durante una hora aproximadamente hasta que se seque. Los proyectos más grandes y más gruesos pueden necesitar más tiempo en el horno.

Impresiones en la arcilla

Crear impresiones en arcilla es otra actividad divertida para los niños. Puedes comprar sellos de goma, los cuales están disponibles con diseños, palabras, letras o números diferentes. Haz que su hijo extienda una gran cantidad de arcilla, como un lienzo, y dile que utilice los sellos para crear una imagen completa. También puedes ayudarle a recortar los diseños estampados individuales para crear pequeños adornos decorativos. Tu hijo puede hacer impresiones con temas de la naturaleza utilizando hojas, ramas de pino, palos o piedras en la arcilla. También puede rodar una piña a través de la arcilla para crear una textura interesante. Casi cualquier artículo del hogar puede crear una impresión. Junta una gran variedad de artículos con diferentes patrones y texturas y deja que tu hijo se ponga creativo y haga muchos estampados.

Más galerías de fotos



Escrito por victoria georgoff | Traducido por gerardo núñez noriega