Actividades para hacer en Marruecos

Playas frescas y ciudades cargadas de arquitectura africana medieval hacen de Marruecos un emocionante lugar para viajeros que deseen permanecer activos. Las ciudades son laberintos de medinas, minaretes y mezquitas, mientras buena parte del resto del país sigue siendo un tramo tranquilo del desierto del Sahara y campos maduros listos para el excursionismo. Ya sea que vayas a las ciudades costeras o te dirijas al desierto para un paseo en camello, Marruecos es un lugar lleno de aventura.

Actividad Urbana

Las calles estrechas y la falta de estacionamiento hacen de la ciudad de Marruecos uno de los lugares que se exploran mejor a pie. En Casablanca, ve a la Mezquita Hassan II para echar un vistazo a uno de los minaretes más altos. Mientras, en Rabat y cerca de Meknes hay mezquitas y mausoleos que dan una visión del pasado de Marruecos. Y para una caminata memorable, pasa un día paseando por Fez, con sus ruidosos zocos, mezquitas, el histórico barrio judío y los cafés en las calles.

Explorando el desierto

La diversidad de paisajes en Marruecos hacen de este un emocionante lugar para planear más de un viaje. Aproximadamente a 180 millas al oeste de Marrakech, el Valle de las Rosas es un idílico lugar de excursionismo, gracias a sus suaves colinas y campos cubiertos con rosas rosas. Encontrarás más plantaciones de rosas en el valle entre las Montañas Atlas y el Sahara, junto a tranquilos pueblos. Las montañas Atlas son hogar de los monos macacos que merodean por los bosques de cedros, mientras palmeras de dátiles salpican el Valle de Ziz más abajo. Y en el Erg Chebbi del Sahara, enfrenta a las dunas en una 4x4 o toma un paseo en camello para terminar tu excursión.

Deportes acuáticos

Playas como la Bahía Dakhla en la costa del Atlántico y la Bahía Tamuda en el Mediterráneo son lugares escénicos para trotar o, en algunos lugares, nadar. Los vientos del noreste entre marzo y septiembre hacen del verano la época idónea para los deportes acuáticos, como surfing y jet ski. Rabat alberga escuelas de surf distribuidas a lo largo de las costas, y el actual rey Mohammed VI es el fundador del Club de Surf Oudayas en Rabat (no tienen página web; La Plage des Oudayas, Rabat). Como alternativa, visita la playa de Agadir y renta una tabla, jet skis o equipo de windsurf cuando quieras darte un chapuzón en el agua.

Golpeando las laderas

Para una aventura insólita, ve a las montañas nevadas entre noviembre y abril. Mischliffen, cerca de la aldea de Ifrane y a una corta distancia de Fes, ofrece la oportunidad de esquiar cuando nieva, aunque es lo suficientemente accesible para que camines por las pistas si no quieres tomar el elevador. Mucho más grande es Oukaimden cerca de Marrakech, con la mayor elevación de África del norte y pendientes pronunciadas guardadas para los atrevidos. Desde las pendientes de principiantes, puedes pagar por una vuelta en burro de 10 minutos a las sillas que te elevan a 10,711 pies sobre el nivel del mar. Lleva tu cámara.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley mackenzie | Traducido por esteban arenas