Actividades litúrgicas católicas para niños

La liturgia, que significa culto público, es un elemento central de la tradición católica. La liturgia más común es la Misa, pero otras formas de culto público incluyen el Oficio Divino y la Adoración del Santísimo Sacramento. Puede ser difícil para los niños participar en las funciones litúrgicas. Trata de prepararlos para que entiendan lo que está pasando. Haz que la liturgia sea una parte de su vida cotidiana, estableciendo tradiciones en tu casa.

Orden de la misa

Es posible que para los más pequeños sea más fácil estar sentado en la misa si saben a qué atenerse. Enséñales de antemano el orden de la celebración de la misa, el cual está disponible en Internet y en forma impresa. Ubica una mesa para el altar y permite que tus hijos actúen las partes del sacerdote, servidores y lectores. A pesar de que muchas partes de la misa son las mismas, las lecturas, el salmo responsorial y el Evangelio se cambian cada semana. Revisa las lecturas con tus hijos para que entiendan las palabras de las Escrituras.

En la Misa

Dale a tus hijos una pequeña libreta y un paquete de pegatinas. Cada semana, elige una nueva palabra litúrgica como "Jesús", "culto" o "Eucaristía" e instruye a tus hijos para que pongan una pegatina en el libro cuando escuchen estas palabras. Con ésto también le estarás obligando a prestar atención. Anima a tus hijos a participar en el culto físicamente. De pie, de rodillas, sentado, haciendo una genuflexión y la señal de la cruz son formas de adorar a Dios con el cuerpo. Explica el significado de los gestos. Por ejemplo, podrías decirle a un niño pequeño que haga una gran señal de la cruz porque ésto quiere decir que es hijo de Dios y que Él lo cubre con Su amor.

Otras Liturgias

Aunque la misa novus ordo es la más familiar para los católicos, existen otras liturgias en la Iglesia Católica. Lleva a tus hijos a una excursión. En una semana, visita una parroquia que celebre la liturgia tridentina. La próxima semana, visita una parroquia católica oriental tales como la Bizantina o una iglesia de rito maronita. Tus hijos estarán intrigados por la iconografía, incienso y por los cánticos de oraciones. Si vives cerca de un monasterio o convento, lleva a tus hijos al oficio divino. Explica que si bien la Iglesia es un solo cuerpo, hay muchas formas o adoración y liturgia.

En casa

La vida litúrgica de la Iglesia se extiende más allá del culto dominical para la vida cotidiana. Recoge un calendario litúrgico de la parroquia y pon en práctica nuevas tradiciones en tu familia. Por ejemplo, es posible celebrar el bautismo de tus hijos y los aniversarios de confirmación con una cena especial y un postre. Aprende acerca de los diversos santos y haz algo especial para conmemorar el día de su fiesta. En la festividad de San Gregorio el Grande, envía a tus hijos con flores o un pequeño regalo a la escuela ya que San Gregorio es el santo patrón de los maestros. Establecer las tradiciones dentro de tu hogar les ayudará a tus hijos a ver la experiencia de la iglesia como una forma de vida en vez de verla sólo como un edificio.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por luis alberto fuentes schwab