Actividades y juguetes para la sala de espera de los niños

Como padre, sabes lo difícil que estar en la sala de espera puede ser para los hijos. Son activos por naturaleza y cuando se agrega la ansiedad acerca de una visita al médico o al dentista puede ser estresante tratar de mantenerlos entretenidos. Necesitas algo para enfocar su mente y energía. Prueba algunos juegos sala de espera con tu hijo la próxima vez que estés sentado en la oficina del pediatra.

Contar cuentos

Mantén la mente de tu niño ocupada iniciando un juego de narración en el que se turnan para contar lo que sucede a continuación. Incorpora los nombres de sus amigos para que sea personal e interesante. Si deseas mantener sus manos ocupadas, echa unas pequeñas figuras en tu bolsa que puedas utilizar para representar la historia. O bien, utiliza una pequeña pizarra y lápiz o papel y lápiz, y deja que tu niño haga un dibujo y cuente una historia con el. Puedes tratar de hacerlo participar en su entorno jugando "¿De dónde vengo?", Donde tu seleccionas un elemento de la habitación, como un libro sobre una mesa, y cuentas una historia sobre cómo llegó allí. Se muy divertido con la historia y se le reían y compartirán en poco tiempo.

Tapetes para enrollarse

Haz un tapete de fieltro con personajes y objetos de fieltro que tu hijo pueda jugar. Un barrio con calles y coches para conducir alrededor o una casa con muebles y personas para organizar puede hacer que juegue o cuente historias mientras espera. Podrías utilizar letras y números para hacerlo más educativo, y practicar la adición o la ortografía. Utiliza diferentes piezas de colores de fieltro para cortar las formas de los estados y deja que tu hijo ponga las piezas juntas y les ponga nombre. Haz piezas de rompecabezas, piezas para jugar gato, u otros juegos simples de fieltro que se puedan jugar en el tapete de fieltro. Utiliza un mantel de mesa y cose tejidos de diferente tamaño, color y textura al tapete para un niño pequeño. Cuando llegue el momento de irse, enrolla todo y mételo en tu bolsa.

Bolsa de asas

Mantén una bolsa de asas para hacer recados y citas con un libro para colorear y unos lápices de colores. Agrega un poco de libros de lectura, papel y algunos elementos de dibujo. Saca el artista interior de tu hijo dándole diferentes animales u objetos para dibujar y alentarlo a ser creativo con ellos. Dile que intente dibujar la habitación o las personas a su alrededor. Juega un juego de espías con un libro recogiendo algo y haciendo que lo busque. Prueba ayudándole a nombrar los objetos a su alrededor y de que están hechos. ¿Y qué niño no se queda quieto para tomar un aperitivo? El hambre puede poner de manifiesto el mal humor más rápido que cualquier otra cosa, así que empaca un par de cosas que pueda masticar mientras espera. No te olvides de su juguete favorito para mantenerlo contento.

Libro de actividades personalizado

Ocupar a tu hija con un libro de actividades nuevo y único; original, ya que lo has hecho tú mismo. Navega por la Internet para encontrar páginas para colorear, sopas de letras y preguntas de trivia protagonizados por los dibujos animados o personaje de televisión favoritos de tu hijo. Imprime cada página y monta la colección en una carpeta decorada o una carpeta de papel con sujetadores de latón. Incluso puedes imprimir algunas imágenes de sus personajes favoritos en papel adhesivo e incluir algunas hojas de vinilo en la colección para las etiquetas, también. Usa un pedazo de cartón o de vinilo para hacer un bolsillo en la tapa interior del libro de actividades para guardar lápices y crayones. Puedes agregar nuevas actividades para el libro cada vez que visiten al médico o al dentista para mantener la actividad nueva.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por rosenya faith | Traducido por hugo bautista