Actividades de juego que mejoran la motricidad gruesa en bebés

Jugar no es sólo una manera de hacer que tu bebé se ría y sonría, sino también una manera de fomentar su desarrollo físico y mental. El desarrollo motor grueso se refiere a los "grandes" acontecimientos físicos, tales como el control de la cabeza, sentarse, gatear, y más tarde, caminar. La motricidad gruesa difiere de la motricidad fina, que incluye la capacidad de sostener una cuchara y de sostener un objeto entre el pulgar y el dedo índice. Puedes iniciar las actividades de motricidad gruesa en los primeros meses de vida de tu bebé.

Control de la cabeza


Tu bebé comienza a desarrollar el control de la cabeza en sus primeros meses.

Tu bebé comienza a desarrollar el control de la cabeza en sus primeros meses. Anímalo a mover la cabeza en todas las direcciones de la sala, gritando su nombre y agitando juguetes que hacen ruido o haciendo girar juguetes musicales. Podrás notar que tu bebé prefiere un lado; siéntalo en el lado opuesto para que deba girar la cabeza para verlo. Cuando tu bebé pasa tiempo "boca abajo," siéntate frente a él, cantando y jugando "peek-a-boo", para que tenga que mirar hacia arriba para ver lo que estás haciendo. Cuando tu bebé se ubique panza abajo, coloca juguetes directamente frente a él y a su izquierda y derecha para desarrollar los músculos del cuello mientras se levanta y vuelve la cabeza al intentar alcanzarlos.

Sentarse


A partir del cuarto mes, el bebé puede sentarse con apoyo.

A partir del cuarto mes, el bebé puede sentarse con apoyo. Cuando esté aprendiendo a sentarse, apóyale una mano o una almohada detrás de la espalda. Los juguetes de taller que permanecen estacionarios en el suelo, tales como tablas o cajas de actividad, animan a tu bebé a sentarse, ya que no es capaz de pulsar los botones para reproducir la música o hacer que los animales se salgan cuando está acostado. La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda que le leas a tu bebé todos los días, a partir de los seis meses. Ayúdalo a que se siente mientras sostienes el libro frente a él, a la altura de sus ojos y le lees. Una vez que tu bebé pueda sentarse por sí mismo, podrá disfrutar de su pequeña silla con una bandeja de actividad, o un gorila o una mecedora diseñado para su edad, estatura y peso.

Arrastrarse


Tu bebé quizás comience a arrastrarse a eso de los seis meses de edad.

Tu bebé quizás comience a arrastrarse a eso de los seis meses de edad, o quizás ni siquiera empiece a deslizarse luego de los nueve meses. Sea la opción que sea, puedes motivarlo a que se mueva a través de juegos de movilidad. Coloca sus objetos preferidos fuera de su alcance, de forma que tenga que moverse para alcanzarlos. El National Lekotek Center (Centro Nacional Lekotek) recomienda utilizar una hoja con forma de honda debajo de tu bebe, para brindar soporte a su pancita mientras se desplaza. Una vez que se haya puesto en movimiento, coloca almohadas sobre las cuales pueda arrastrarse. Corta agujeros de cajas, de modo que el bebé pueda meterse dentro y jugar "peek-a-boo". Acuéstate en el suelo con su bebé y muéstrale cómo empujar automóviles para que se muevan. Puedes jugar a las escondidas ocultando un juguete mientras tu bebé observa. Luego se podrá arrastrar para encontrarlo.

Consideraciones


Cada bebé es diferente.

Cada bebé es diferente. Quizás el hijo de algún amigo tuyo, de la misma edad, pueda sentarse un mes antes que tu niño, pero eso no significa que haya nada malo con él. Lo que es importante es que tu hijo continúe con su desarrollo mes tras mes. Tu bebé puede apoyarse sobre uno de los lados, pero aún así tendrá que usar ambos brazos, ambas piernas y girar a ambos lados cuando sea estimulado mediante estos movimientos a través del juego. Si tu bebé no se vuelve sobre sí cuando oye un sonido, puede ser un indicador de un problema de audición. Del mismo modo, los problemas de visión pueden retrasar sus capacidades de rastreo. Si tienes alguna preocupación acerca del desarrollo de su bebé, consulte a tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por ivy morris | Traducido por guido grimann