Actividades en las Islas Canarias

Parte de las islas perdidas de la Atlántida, lugar de la legendaria Elysium y el fin del mundo donde Hércules recogió sus manzanas de oro, las Islas Canarias han sido durante mucho tiempo un lugar mítico. Sin embargo, este archipiélago de siete islas de la costa oeste de Marruecos es también una consecuencia de la furia geológica. Un cambio en las placas tectónicas bajo el océano Atlántico vio a una cinta de los volcanes en erupción desde el fondo del mar entre 40 y 1 millón de años atrás. Hoy en día, los misioneros que utilizan las islas como una parada de descanso en su camino hacia el Nuevo Mundo han sido sustituidos por turistas que buscan sol todo el año. Muchos vienen a sentarse en una playa, mientras que otros, juegan en el jardín del Edén que es una feliz consecuencia del fuego y la furia de la naturaleza.

Senderismo

Comienza visitando los orígenes de las islas y sube a un volcán. Esto no es para los débiles de corazón o para las personas con mala condición física. El más alto, el Teide en Tenerife, es una subida de cinco horas a lo largo de La Rambleta de la marca de kilómetro 40 en la carretera TR-21. En el momento en que llegues a la cima a 12.198 pies, habrás pasado enormes rocas de obsidiana de lava y una retama salpicada de escarcha. Con cerca de 600 millas de senderos marcados a través de un paisaje de conos volcánicos y bosques de laurel y pino, la isla de La Palma es ideal para los excursionistas. Uno de sus paseos sorprendentes está en la depresión del Parque Nacional La Caldera de Taburiente. Es hogar de flora y fauna únicas, de caídas verticales, de las formaciones de lava más antiguas de La Palma y de fuentes de aguas naturales y cascadas y un sendero de 16 millas que lleva nueve horas y media.

Buceo

La rabieta que la madre naturaleza tuvo durante todos esos millones de años atrás nunca ha desaparecido por completo. Ella todavía está dispuesta a patalear de vez en cuando y las erupciones menores de la isla de El Hierro en 2011 reformaron el fondo del mar. Bucear alrededor del Mar de las Calmas en la costa sur de la isla, declarada Reserva Marina de la UNESCO en el año 2000, revela arcos volcánicos y paredes escarpadas de coral. Una vez que hayas bajado a aguas cristalinas, los ocasionales peces globos espinosos, las mantarrayas y las tortugas carey son algunas de las especies que te acompañarán. Se pueden encontrar centros de buceo para todos los niveles de experiencia en las siete islas, pero El Hierro ofrece algunos de los mejores sitios de buceo.

Observación de vida silvestre

Mientras que partes de las Islas Canarias se asemejan a un paisaje lunar quemado, otras son fértiles y llenas de vida silvestre. Birdlife International, una asociación de organizaciones nacionales de conservación, ha designado a 16 localidades de las Islas Canarias como Áreas Importantes para las Aves. Los fans de las aves de rapiña se dirigen a las montañas y llanuras de El Cuchillete de Buenavista en Fuerteventura, un importante sitio de cría para los alimoches egipcios en peligro de extinción. Otros avistamientos de criaturas raras incluyen el lagarto gigante, endémica de El Hierro, protegido por la ley en los acantilados de La Fuga de Gorreta. Mientras tanto, zarpa en un viaje en barco organizado desde Tenerife y hay una buena probabilidad de ver delfines mulares y calderones residentes.

Golf

No todos los paisajes de las Islas Canarias ha sido esculpidos por la naturaleza. Además de los 2,5 millones de toneladas de hormigón que se estima llegan a las islas cada año para construir hoteles y villas, Gran Canaria es el hogar de ocho campos de golf, incluyendo el más antiguo de España, el Real Club de Golf (realclubdegolfdelaspalmas.com). De los siete restantes, Oasis Golf (no tiene sitio web, Autopista GC-1, Km 6,4, Telde, El Cortijo, Gran Canaria. 011-34-928-684-890) es el único campo iluminado, lo que permite jugar durante las frías temperaturas nocturnas.

Más galerías de fotos



Escrito por andrew copestake | Traducido por gabriela nungaray