Actividades para interesar a los niños en ser ingenieros

Muchos niños disfrutan de la construcción de cosas y ver cómo funcionan las máquinas y la electrónica. Esta curiosidad natural puede llevar a tu hijo a una carrera dirigida a la ingeniería cuando sea mayor. Anima su interés en el tema, proporcionando actividades apropiadas a su edad que sean divertidas y atractivas al mismo tiempo fomentas las habilidades necesarias para ser un ingeniero exitoso.

Experimentos

A los niños de todas las edades les encantan los experimentos manuales. Son ideales para ayudar a los niños a entender conceptos de ingeniería y están llenos de enigmas por resolver. Si tienes niños pequeños, ayúdales a diseñar una serie de rampas con libros, tubos de toallas de papel y papel y luego haz rodar canicas o pelotas saltarinas por ellos para probar la fuerza y la eficacia de la estructura. O utiliza toallas de papel para filtrar el agua sucia, una habilidad que los ingenieros hidráulicos utilizan a menudo. Los niños mayores pueden mejorar sus habilidades de ingeniería mediante la construcción de un filtro con una botella de refresco de plástico, piedras, tela y haciendo correr el agua a través de la tela para ver el grado de eficacia con que pueden limpiar el agua.

Construir algo

No tienes que correr a la ferretería más cercana si tu hijo quiere construir algo. De hecho, el uso de objetos no convencionales para construir son una habilidad que hace que alguien sea un mejor ingeniero. Después de todo, los ingenieros siempre están trabajando para encontrar nuevas maneras de construir cosas para resistir fuerzas como la gravedad y el viento. Los niños de todas las edades pueden construir coches, barcos o edificios con objetos de uso cotidiano, tales como paja, arcilla, limpia pipas, palillos de dientes, palitos de manualidades, dulces, bombones, chinchetas, papel, cartón, cinta adhesiva y pegamento. Es divertido y promueve su interés en hacer algo fuera de lo que está disponible. PBS Kids sugiere el uso de caramelos Salvavidas (Lifesavers) y pajillas para construir un coche.

Lanzar cosas

No hay muchos niños que se nieguen a lanzar un proyectil u otro tipo de objeto. Mete a eso un poco de aprendizaje, y al mismo tiempo háblales de cómo los ingenieros pueden diseñar naves espaciales y discutir lo que es el espacio exterior. Construye un cohete de papel y cartón. Asegura una pajilla a la parte trasera del cohete y colócala en una taza. Llena la taza con un par de cucharadas de vinagre. Añade una cucharada de bicarbonato de sodio, de modo que haga efervescencia y empuje el cohete hacia arriba, a pesar de que sólo pueda propulsarse un par de pulgadas. Si el cohete es demasiado pesado, ayuda a tu hijo a rediseñar el cohete para ser más ligero y que vuelva a intentarlo. O mete un trozo de cuerda en una pajilla, y ata la cuerda entre dos sillas, tirando de ella fuertemente. Infla un globo y evita que se escape el aire con una pinza de ropa, luego une con cinta globo a la pajilla y muévela a un extremo. Retira la pinza de la ropa y ve como el globo recorre la cadena.

Jugar en el agua

La piscina y la bañera tienen un atractivo natural para los niños, especialmente los más jóvenes. Dale a tu hijo dos pajillas que difieran en anchura y desafíalo para ver cuál tiene un caudal de agua superior sumergiéndolas en la bañera o en la piscina y sacándolas para dejar fluir el agua. O, perfora dos agujeros en un vaso de desechable, uno grande y otro pequeño. Vierte el agua en el vaso y haz que tu hijo averigüe qué hoyo tiene el flujo de agua más grande. Ambas actividades muestran cómo los ingenieros diseñan los sistemas de agua de diferentes tamaños. La bañera de una casa comparada a la tubería de un centro comercial, por ejemplo.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por sandra magali chávez esqueda