Actividades sobre los indios cherokee para niños

Cuando enseñes a tu niño acerca de las diferentes culturas de todo el mundo, incluye las culturas de los nativos americanos, cuya historia y resistencia no deben ser olvidadas. Una de las mayores tribus de nativos americanos todavía en existencia en el siglo XXI son los cherokees. Puedes enseñar a tu niño acerca de su cultura, momentos trágicos de la historia y de su orgullosa herencia a través de atractivas actividades apropiadas a su edad.

Lee sobre los cherokees

Dirígete a tu biblioteca local o a una librería para conseguir los libros apropiados a la edad de tu niño sobre los indios cherokee, una excelente manera de introducir el tema. Algunos libros a considerar son "If You Lived With the Cherokees", de Peter Roop, para niños de 7 años en adelante. El libro habla de lo que era la vida cherokee hace cientos de años. También para ese grupo de edad, "The Trail of Tears", de Joseph Bruchac, proporciona una comprensión básica de cómo los Cherokees fueron retirados de su hogar original en Georgia y cómo perseveraron en Oklahoma. "Cherokee Indians", de Nicole Claro, para los niños de 9 años en adelante, proporciona una visión más detallada de la vida cherokee.

Artesanía cherokee

Trabaja en artesanías sencillas con tu niño en relación con la cultura cherokee. Una idea es hacer joyería de cuentas, similar a la abalorios por los que eran conocidas las mujeres cherokee. Dale a tu hijo hilo de nylon invisible y cuentas de varias formas y colores. Puede hacer pulseras, collares, o pulseras de tobillo. Por otra parte, tu hijo podría hacer una muñeca con hojas de maíz, que fueron populares entre los niños cherokee y otras tribus nativas americanas. Para este trabajo, tendrás que remojar las hojas de maíz secas hasta que sean flexibles, luego juntarlas y atarlas en los lugares adecuados para hacer la forma de una muñeca con cabeza, cuerpo, brazos y piernas. Mirando la imagen que puedes encontrar en un libro nativo americano o en línea podrás armarla. Tu hijo puede pintarle una cara y hacerle un poco de ropa de los trozos de tela que tengas en casa.

Cooking Native American

Lleva a tu hijo a la cocina contigo para probar algunos bocadillos relacionados con la nación cherokee. Un buen aperitivo es el pan de frijol, que se hace principalmente con harina de trigo, harina de maíz, leche, manteca, miel, un huevo y un poco de azúcar. Mezcla los ingredientes, y agrega frijoles cocidos de color rojo o café. Vierte la mezcla en un molde para hornear engrasado para cocinar a 450 grados Fahrenheit por 30 minutos. Aunque no es estrictamente cherokee, la sémola de maíz frita, que son granos de maíz seco, es un plato todavía popular hoy en día en la nación cherokee . Para este plato, fríe varias tiras de tocino en una sartén y revuelve. Añade la sémola de maíz remojada y escurrida y fríela hasta que esté crujiente, y luego mezcla la sémola con el tocino y disfrútala.

Salidas culturales sobre nativos americanos

Averigua si hay museos con exposiciones sobre la cultura nativa americana, idealmente que incluyan información cherokee. Muchos museos de historia de Estados Unidos en todo el país tienen exposiciones sobre los nativos americanos, como el National Museum of the American Indian (nmai.si.edu) en Washington, DC. Además, si vives en Oklahoma, no te lo puedes perder el Cherokee Heritage Center (cherokeeheritage.org) en Park Hill. Dirigido por la Nación Cherokee, el centro cuenta la historia de los cherokees, e incluye un antiguo pueblo tradicional que te sumerge en la antigua vida tribal. En Cherokee, Carolina del Norte, la Eastern Band of Cherokee Indians, descendientes de aquellos que escaparon del Trail of Tears, administran el Museum of the Cherokee Indian (cherokeemuseum.org), que cuenta con una amplia variedad de artefactos y exhibiciones sobre los cherokees. Algunas tribus nativas americanas, incluyendo las tribus cherokee, tienen concursos de baile tribal y festivales que están abiertos al público, otra oportunidad ideal para exponer a tu hijo a la cultura de los nativos americanos.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por lourdes villaseñor