Actividades de higiene oral para los niños con necesidades especiales

Cada niño necesita aprender cómo cepillarse y usar el hilo dental. Un niño con necesidades especiales puede requerir un impulso adicional cuando se trata de aprender la correcta higiene bucal. Las actividades divertidas son una buena manera de enseñar técnicas, ayudar a tu hijo a establecer un horario de atención dental y prepararse para una visita al dentista.

Modelar un buen cuidado oral

Una manera de ayudar a tu hijo con necesidades especiales a aprender la higiene bucal es modelar el comportamiento que quieres que adopte. Cuida de tus dientes con tu hijo. Déjale que mire cómo te lavas, usas el hilo dental y enjuagas. Coloca un temporizador durante dos minutos y cepíllate hasta que suene. Otra idea es hacer que suene una canción durante dos minutos en un iPod. Hazlo despacio, demostrando la técnica apropiada.

Enseñar a usar el hilo dental de manera adecuada

Tu hijo con necesidades especiales podría pasar un rato más fácil aceptando el hilo dental dental si entiende la necesidad de hacerlo. Demuéstrale esto de una forma divertida con un juego. Comienza con una longitud de 12 pulgadas (30 centímetros) de hilo. Enseña a tu niño a envolverlo alrededor de sus dedos como lo haría con el hilo dental. Ahora levanta la mano con los dedos presionados juntos, representando los dientes. Deja que tu niño practique con el hilo dental entre sus dedos. Puedes agregar otra dimensión al esparcir la mantequilla de cacahuete entre los dedos para que tus hijos puedan ver cómo el hilo quita la comida.

Representaciones

Cualquier niño puede estar nervioso con la idea de una visita al dentista. Ayuda a tu hijo con necesidades especiales a prepararse para una visita con un juego de rol. Dile que el dentista comprobará su sonrisa y contará sus dientes. Pídele que se siente en una silla e incline su cabeza hacia atrás. Un hermano mayor puede actuar como asistente dental y sostener un espejo para que el niño pueda verte usar su cepillo de dientes para contar suavemente cada uno de sus dientes. No hagas ninguna perforación ni otros ruidos en el "consultorio dental", coloques otras herramientas o empujes los dientes de tu niño. El objetivo es darle una historia social a la práctica que le ayudará a aceptar que el dentista trabaja en su boca sin asustarle.

Ayudas visuales

Si tu hijo con necesidades especiales va bien con la ayuda de las rutinas, preparar una ayuda visual podría colocarle en el camino correcto para tener una buena higiene oral. Busca fotografías en Internet o en las revistas de las herramientas y los diferentes pasos necesarios para cuidar de los dientes. Pega las fotos, en orden, sobre un trozo de cartulina y colócala en el baño donde tu hijo pueda verlo cuando se cepille los dientes.

Más galerías de fotos



Escrito por shaunta alburger | Traducido por maria gloria garcia menendez