Actividades de Halloween asquerosas para niños

Halloween es uno de los momentos del año favoritos de muchos niños. Pueden disfrazarse, comer muchos dulces y quedarse despiertos hasta tarde. Halloween también es un momento para las actividades de miedo y más importante, para las actividades asquerosas. Ya sea que hagas una fiesta para todos los fantasmas y duendes del vecindario o solo intentes que tus pequeños hagan cosas asquerosas, estas actividades de Halloween seguro harán que sea un momento memorable.

Gelatina comestible de chocolate

Tu hijo enloquecerá con una gelatina resbalosa con la que no solo pueda jugar sino que pueda comerse también. Mezcla una lata de 14 onzas (414 ml) de leche condensada, 1 1/2 cucharadas de maicena y 2 cucharadas de jarabe de chocolate en un sartén a fuego lento, mezclando constantemente hasta que espese. Remueve del calor y deja que se seque por completo antes de comerlo o jugar con esta mezcla pegajosa. También puedes hacer esta mezcla asquerosa de color rojo o verde si no agregas el jarabe de chocolate y agregas unas gotas de colorante vegetal ya que la mezcla se ha espesado. Aún será un bocadillo comestible y muy desagradable para tu hijo.

Caja para sentir asquerosa

Parte de la diversión de Halloween es dejar que tu imaginación vuele. Asusta a tus invitados creando un montón de cajas o bolsas en donde puedan meter las manos sin ver y sentir cosas asquerosas. Prepara comida o artículos del hojar en cajas para zapatos o bolsas para almuerzo (que tengan plástico por dentro para los artículos mojados) y pide a los niños que metal la mano a la bolsa para que toquen los contenidos. Piensa en artículos que representen las partes del cuerpo, insectos que den miedo y otros artículos con el tema de Halloween que den miedo. Unas uvas peladas pueden ser ojos, una esponjamojada o una coliflor cocida puede ser un cerebro, lasaña o fideos pueden ser intestinos y algunos limpiadores de pipas enrroscados pueden ser patas de arañas.

Juegos de ojos

Decora pelotas de ping pong para que se vean como ojos rojos utilizando rotuladores. Diseña una carrera de relevos de ojos en la que cada equipo tenga que pasar por un camino de obstáculos llevando el ojo en una cuchara. La complejidad de la carrera debería depender de la edad de los participantes. Los niños pequeños podrían simplemente caminar de un lado del salón a otro mientras que los niños más grandes podrían tener que caminar entre tumbas (cortadas de pedazos de cartón) o agacharse bajo telarañas. Por supuesto, tirar el ojo significará que el jugador debe regresar a la línea de inicio. Otro juego divertido para fiesta es rebotar los ojos en el que cada jugador tiene que hacer rebotar su pelota decorada para lograr que caiga dentro de una calabaza de plástico. Puede ser tan fácil como hacerla rebotar en la mesa o tan difícil como hacer que rebote bajando las escaleras hasta caer en la calabaza.

Agarrar gusanos con la boca

Para darle un giro asqueroso al juego de agarrar manzanas con la boca, pide a los niños que agarren gusanos. Coloca la misma cantidad de gusanos en cada tazón (alrededor de seis u ocho) y agrega una buena cantidad de crema batida. Pide a los niños que mantengan sus manos atrás de la espalda mientras pescan los gusanos. El primero en encontrar todos los gusanos gana. Para hacerlo más difícil, tapa sus hojos para que no puedan ver lo que hacen. Los niños seguramente se divertirán con este juego delicioso y en el que se ensuciarán mucho.

Más galerías de fotos



Escrito por victoria georgoff | Traducido por laura gsa