Actividades físicas para niños que gatean

Parece que fue ayer que tu bebé era un pequeño e indefenso paquetito de alegría, y ahora de repente anda por todos lados sobre sus rodillas o sus pies, explorando todo lo que pueda encontrar. Dirige sus esfuerzos de exploración mientras promueves la actividad física al mismo tiempo, utilizando juguetes, juegos e incluso el sofá de tu sala.

Caminando

Ahora que tu niño se sostiene de los muebles, probablemente ha empezado a caminar utilizando cualquier objeto que pueda encontrar. Puedes dejarlo caminar a lo largo del borde del sofá para estimular sus exploraciones físicas y ayudarlo a desarrollar su motricidad gruesa y sus músculos. Convierte esto en un juego colocando uno de sus juguetes favoritos en el extremo opuesto del sillón y elógiale mientras se dirige a su juguete. Asegúrate de exaltar sus esfuerzos y no solo el resultado final, para inculcarle el valor del proceso más que del resultado final, desde una edad temprana. Dado que el sofá representa un medio seguro para la caminata, cuida de los objetos móviles como sillas y cajas que pueda empujar por las escaleras y otros lugares peligrosos.

Ruédalo, empújalo y jálalo

Practicar diferentes tipos de movimientos, como empujar y jalar, ayuda a un infante a aprender acerca del movimiento y desarrolla su coordinación. Puedes hacer rodar una pelota hacia atrás y adelante con tu bebé, anímalo a empujar una aspiradora de juguete por el suelo o motívalo a perseguir una pelota o juguete en movimiento. Conforme vaya adquiriendo estabilidad, puede jalar un carro miniatura de tren, lleno de artículos para día de campo para su osito de felpa o empujar a su osito en una carriola apropiada a su tamaño. Incorpora una variedad de movimientos poniendo un pequeño obstáculo en la trayectoria de tu pequeño. Haz que empuje un juguete por el suelo, escale una almohada, rodee una caja grande y después jale su osito de peluche con ella hacia la linea final.

Sacúdelo

Ayuda a tu jovencito a desarrollar su motricidad gruesa y fina con instrumentos musicales y baile. Puedes poner un poco de música y bailar alrededor del cuarto de juegos junto con tu bebé. Incluso si sólo se arrastra, toma sus manos y ayúdale a ponerse de pie o déjale sentado y que se agite o aplaude por su cuenta. Puedes sacar un juego de tambores de tamaño bebé, maracas o un xilófono y deja que cree su propia música. Todas estas incorporan actividades físicas, al mismo tiempo que dan oportunidad de jugar y aprender. Empezará a aprender diferentes tipos de música cuando cuando le pongas diferentes géneros, como clásica, infantil, temas de 1950, así como algunas de tus favoritas de la música moderna.

Explora

Si estás paseando por tu vecindario con tu nuevo caminante, o gateando en el patio trasero, utiliza esto como una oportunidad para la exploración y para combinar actividad física con aprendizaje. Conforme te arrastres por el patio, invítalo a sentir el pasto, las hojas, piñas de pino, rocas y cualquier cosa que encuentres. Utiliza términos descriptivos para ayudar a la percepción sensorial de tu infante. Habla acerca de la textura rugosa de la piña de pino, la frescura de la hierba y la textura dura y desigual de la roca. No permitas que los días lluviosos o el clima frío terminen con la exploración; ponte al nivel de tu bebé en el cuarto de juegos mientras gatea o tropieza por todo lados. Ayuda señalando juguetes conocidos o la diferencia entre las texturas de la alfombra y la caja de juguetes.

Más galerías de fotos



Escrito por rosenya faith | Traducido por luis de la torre