Actividades familiares que son buenas con el medio ambiente

Temas delicados tales como el calentamiento global y las emisiones de carbono tienden a dejarse de lado cuando estás haciendo múltiples cosas entre el hogar y la familia, pero no tiene por qué ser así. No tiene que ser un paladín del medio ambiente para enseñar a tus hijos los valores de la conservación y el cuidado de la tierra, en lugar de eso, empieza poco a poco. La mejor parte -algunas actividades sencillas que son buenas para el medio ambiente tienden a fomentar tu salud y la de tu familia.

Jardinería

A los niños les encanta cavar en la tierra y la jardinería es una excelente manera de hacer un impacto positivo en el medio ambiente al reducir el número de millas que tu comida tiene que viajar. La jardinería también te ahorra dinero en alimentos. Comienza una pila de compostaje para mantener tus restos de comida en casa en lugar que los lleven al vertedero. Pronto se convertirá en un suelo rico que junto a los niños pueden utilizar para plantar semillas y verlas crecer. A los niños les encanta mordisquear las vainas de los guisantes, zanahorias y buscar lombrices. Si tienes niños realmente pequeños, dales su propio "jardín" que puedan pisotear, excavar y plantar sin temor a destruir la zona donde verdaderamente está creciendo la comida.

Ciclismo

Acarrear a los niños de aquí para allá significa que es muy probable que gastas mucho dinero en gasolina o billetes de transporte público. Guarda un poco de efectivo y conserva el medio ambiente haciendo menos viajes en el coche y más viajes sobre dos ruedas. Andar en bicicleta es divertido para los niños de todas las edades, los bebés disfrutan de ser parte de la acción en un asiento infantil o en un remolque de bicicleta y a los niños más grandes les encanta aprender a andar por su cuenta. No tienes que limitar sus paseos en bicicleta para los viajes a la tienda de la esquina. Una serie de fabricantes de bicicletas hacen bicicletas de dos o más asientos, así como bicicletas de carga que permiten transportar varios pequeños en un depósito en una bicicleta. Sólo asegúrate que tus hijos usen cascos en cada viaje.

Eventos locales

Una frase común en el movimiento ecologista es "pensar globalmente, actuar localmente". Una forma de actuar sobre esa idea es participar en las acciones ambientales en tu comunidad, que pueden ser experiencias ideales de aprendizaje para tus hijos. Eso no significa que haya que organizar una protesta -puede significar tomar parte en una jornada de plantación de árboles o la organización de una limpieza del vecindario. También puede significar visitar el mercado local y comprar alimentos a los productores locales, lo que se traduce en muchas menos millas que dejan de viajar los alimentos. Echa un vistazo al Department of Natural Resources or the Bureau of Environmental Services en tu área para obtener información sobre las acciones que tienen lugar cerca de donde vives.

Artesanías recicladas

Pañales desechables, cajas de jugo, toallas de papel... no importa la forma que lo pienses, tener hijos significa tener que usar más recursos de los que crees. Enseña a tus hijos que reciclar es beneficioso, pero da un paso más allá y enséñales el placer de volver a usarlas. Muchas cosas que de otro modo hubieran sido arrojadas a la basura se pueden utilizar para elaborar agradables artesanías. Convierte viejas cajas de cereales en organizadores de las obras de arte de ellos, teje ropa para las muñecas hecha de ropa rasgada de los niños o pinta latas de aluminio, adjúntales una cadena y las conviertes en un teléfono antiguo. Las opciones para la reutilización de materiales son infinitas y encontrarás un montón de ideas en varios sitios web.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole vulcan | Traducido por mario francia