Actividades de evaporación para niños

Seguro, esos charcos desparecen y sus trajes de baño se secan al sol, pero con frecuencia los niños no toman en cuenta esos sucesos. Cuando se trata de enseñar o explicar sobre la evaporación a tus hijos, nada es mejor que verlo en acción. Sin embargo, con actividades útiles o experimentos, tus hijos pueden predecir, observar, registrar y discutir lo que está pasando para que entiendan el concepto de evaporación.

Experimentos de recipientes

Llena dos recipientes idénticos a casi de una tercera parte a media parte de agua. Cubre con una tapa o envoltura de plástico y deja la otra abierta. Marca en el exterior de los contenedores en las líneas de agua, usando cinta adhesiva de modo que puedas registrar el tiempo. Haz que tus niños predigan lo que sucederá después de 24 horas para el agua en cada recipiente. Marca y registra la fecha de una nueva línea cada día. Para los niños mayores, pide que midan la altura del agua y la registren en un gráfico. Revisa los recipientes al día siguiente y continúa revisando y registrando hasta que se haya evaporado completamente. Alternativamente, coloca los recipientes abiertos de agua en diferentes áreas bajo varias condiciones, tales como en un alféizar de ventana soleada, en un armario fresco, bajo una sombra de árbol y un porche soleado, para observar cuál se evapora más rápido. Los niños mayores pueden ver los resultados.

Fotografías de la evaporación

Después de una lluvia, deja que tu pequeño científico tome una foto de un charco en una superficie no porosa tal como una calzada o acera. Registra el tiempo. Cada dos a seis horas, dependiendo del tamaño del charco, registra las condiciones de temperatura y la luz del sol, toma otra fotografía en el mismo ángulo, usando el mismo acercamiento. Sigue tomando fotos y graba el tiempo hasta que el charco se evapore. Imprime las imágenes y crear una línea de tiempo del proceso de evaporación en papel blanco. También pueden tomar más fotografías, como una vez por hora. Posteriormente después de imprimir, voltéalos como un libro de caricatura para observar como el charco se evapora ante los ojos de tu pequeño.

Pintura a distancia

En un día caluroso y soleado, dale a tus niños pinceles de esponja para pintar y tazas de agua. Pídeles que pinten un sol y determinen cuánto tiempo toma que desaparezcan. Discute por qué el sol de un niño tomó más tiempo en evaporar que los demás soles. Tal vez utilizaron más agua o tenían un pincel más grande. Tal vez estaban parados de modo que el dibujo estaba bajo la sombra. A continuación, pídeles que pinten un sol y una casa. Añade más y más a la imagen de modo que empiece a evaporarse antes de hayan terminado. Diviértete con esta actividad, retando a los niños a que se escriban mensajes a cada uno o realicen operaciones matemáticas antes de que desaparezcan.

Más actividades de evaporación

Hierve el agua en una olla o en una tetera. Observa el vapor desaparecer en el aire. ¿Adónde se fue?, ¿Pueden los niños sentir el agua adicional en el aire a unos metros de distancia?. Si tu cocina tiene un gabinete u horno de microondas suspendido y el vapor se fija allí y forma gotas de agua, esto muestra más pasos del ciclo del agua para que sean descubiertos por tus niños. También puedes colgar ropa para secar y revisar cada 30 minutos para verificar que tan húmeda o seca se siente. Cuelga algo de ella en la sombra y algo en el sol. Alternativamente, coloca un cubo de hielo afuera en el sol y observa como se derrite y después se evapora. Si es posible, recoge un poco de nieve en un recipiente transparente y llévalo al interior para verlo derretir y después evaporarse. Limpia tus encimeras o trapea el piso y espera a que se evapore.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa lewis | Traducido por valeria garcia