Actividades de estimulación sensorial para la boca de un infante

¡Si tan solo tuvieras un traductor para lo que está pasando detrás de esos ojos expectantes mientras trata de meter su camión entero entre sus labios! Tu bebe coloca objetos en su boca porque está aprendiendo sobre su mundo utilizando su boca como herramienta de entrenamiento. Usa esa curiosidad y dirige sus investigaciones con actividades sensoriales orales diseñadas para entrenar su boca para hablar y alimentarse. Se sentía cómodo con las texturas y temperaturas al igual que con todo tipo de movimientos.

Actividades táctiles

Ayuda a tu hijo a familiarizarse con múltiples texturas y temperaturas en su boca. Al permitir que muerda juguetes con textura o una mordedera vibrante, le proporciona estímulo y entretenimiento. Por razones sanitarias, elige un juguete seguro para el lavaplatos que pueda desinfectar. También le puedes ayudar a sentirse cómodo con el tacto golpeando suavemente sus labios con tus dedos o frotando solamente un cepillo de dientes sobre su lengua y encías. Expón su boca a una variedad de temperaturas con un trapo húmedo con agua caliente o una mordedera congelada. Como precaución de seguridad, inspecciona la mordedera para asegurar que no tenga ninguna fuga.

Ejercicios para la boca

Podrías pensar que hace trompetillas para que te rías (y tal vez es así), pero estos movimientos ayudan a reforzar los músculos de sus labios para hablar. Estimula nuevos tipos de movimientos en la boca que estimularán la conciencia cerebral del movimiento muscular. Actividades simples como mandar besos, hacer ruidos con los labios, sonreír, fruncir el ceño o formar caras divertidas le ayudará a aprender sobre los músculos que no utiliza en su cara y boca. Incluso ese adorable balbuceo es entrenamiento para su lengua para que se mueva en formas complejas.

Practica higiene

Ayuda a tu bebé a familiarizarse con las prácticas de higiene normales enjuagando su boca y labios con un trapito suave y húmedo. Enséñale un cepillo de dientes suave para bebé para estimular sus encías o usa un trapo aparte para frotar suavemente dentro de su boca. Éstas actividades le ayudarán a familiarizarse con los objetos dentro de su boca y disminuirán la tendencia del reflejo del vómito que es más fuerte en los bebés hasta los 24 meses de edad.

Exposición al gusto

Cuando es suficientemente grande como para probar alimentos sólidos, introduce una variedad de sabores para estimular su interés en los nuevos sabores. Entre más veces es presentado un sabor, hay menor probabilidad de que haya aversiones a la comida después, de acuerdo con la antropóloga bióloga Gwen Dewer que escribe en el sitio web Parenting Science. Los investigadores descubrieron que después de alimentar a los infantes con habas verdes (green beans) durante ocho días seguidos, consumieron tres veces más habas verdes de lo que hacían en su primer tentativa de prueba. La papilla de habas verdes tal vez no es divertida para limpiar, pero tu bebé está formando una afinidad a los alimentos saludables cuando es mayor.

Más galerías de fotos



Escrito por laura roberts | Traducido por laura de alba