Actividades de escritura para niños

Escribir es un escape para la auto expresión. Lo que te parece un papel lleno de garabatos de crayolas, puede ser una aventura en otro mundo para tu hijo pequeño. Tu hijo puede componer una canción por medio de la escritura de letras en su cuaderno; conforme los niños crecen, aprenden a escribir letras y cómo suenan las letras juntas en su cuaderno, al darles una habitación infinita para su imaginación. Todo comienza con una hoja de papel y un instrumento sencillo para escribir.

Grabatear

Nunca es tarde para fomentar el amor de un niño por la escritura. Los niños en edad preescolar pueden ser introducidos a la escritura con ejercicios diarios; aunque no sean capaces de escribir las letras correctamente, sencillos garabatos con una crayola o marcador los ayudará a entender cómo funciona el proceso de escritura. Al mismo tiempo, cuando aprenden sobre la formación de las letras, los garabatos se transforman en líneas más definidas y, eventualmente, esas líneas se volverán la forma de las letras brindándoles nuevas herramientas para auto expresarse.

Ilustraciones de libros

Las ilustraciones de libros son una buena forma de que los niños practiquen la escritura creativa. Toma un libro de cuentos breves, cubre las palabras y permite que una nueva historia sea escrita por tu hijo. Los niños en edad preescolar harán esto con garabatos, no obstante, déjalos contarte una nueva historia con sus palabras. Los estudiantes del jardín de niños hasta los de primer grado pueden escribir una o dos palabras para cada ilustración; las palabras mal escritas son aceptables porque las escriben como las pronuncian, lo que te da una oportunidad de enseñarle a tu hijo la correcta ortografía de las palabras, en caso de que le guste. Los estudiantes de segundo grado hasta los de la escuela media deben construir oraciones completas al escribir. Incítalos a corregir sus escritos y dales mucha retroalimentación positiva por su esfuerzo.

Centro de escritura en el hogar

Crea un lugar especial en la casa para fomentar el amor a la escritura. Puede ser un escritorio pequeño en una esquina de la sala o un espacio donde guardes los suministros en un mueble de la cocina, cualquier lugar en casa funciona. Proporciónale diferentes tipos de papel con crayolas, marcadores, bolígrafos y lápices de colores; también un borrador y hojas pequeñas para notas. Permite que tu hijo te vea escribir en el centro también, la meta es hacer divertida la escritura y que forme parte de tu vida cotidiana en familia.

Diario

Uno de los mejores beneficios de escribir es la libertad de la auto expresión. Dale a tu hijo un diario de papel tradicional o, para un niño mayor, busca un diario seguro en Internet; añade un toque especial con un bolígrafo divertido y estampas. La ortografía y la gramática no son válidas al escribir un diario; es el proceso de expresar las ideas en palabras y dibujos, y es lo que más importa al escribir un diario. Es importante que respetes la privacidad de tu hijo y lo dejes decidir cuándo y si compartirá el contenido de su diario.

Escribir debe ser divertido

Cada actividad de escritura debe estar diseñada para hacer el proceso divertido y que tu hijo quiera realizarla con tanta frecuencia como sea posible. La escritura impulsa la creatividad de tu hijo y también refuerza sus habilidades académicas, quién sabe, quizá algún día tengas un escritor famoso en la familia.

Más galerías de fotos



Escrito por aprel phelps-downey | Traducido por diana i. almeida