Actividades para enseñarles a los niños sobre los frutos del Espíritu

Para las familias cristianas, es importante enseñar lecciones bíblicas a los niños que les proporcionen el conocimiento de la Biblia y que les inculquen los valores morales. Si quieres enseñarles lecciones bíblicas a tus niños en casa o si eres un maestro de escuela dominical, mantén su interés de participar en actividades relacionadas con el tema específico. Si les enseñas acerca de los frutos del Espíritu, por ejemplo, sé creativo y utiliza frutas reales como ejemplos de fruto espiritual.

Lectura y debate

La lectura de los versículos bíblicos sobre los frutos del Espíritu les proporcionará a los niños un contexto sobre este concepto espiritual. Gálatas 5: 22-23 es el verso asociado con los frutos del espíritu, que dice: "Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza, contra tales cosas no hay ley". Habla con los niños acerca de cómo es este versículo sobre los frutos espirituales otorgados por el Espíritu Santo, los cuales son características que Jesús tiene. Adapta tu debate basado en el nivel de edad de los niños con los que estás trabajando. Para los niños muy pequeños, podrías sostener frutas diferentes para representar cada fruto espiritual, como una manzana que represente el amor, y debatir qué es el amor con los niños.

Arte del fruto del Espíritu

Para una actividad artística, haz que los niños creen una fruta gigante que represente un fruto espiritual. Puedes dividir los equipos en grupos para que trabajen en una fruta diferente. Podrías hacer que los niños creen el plátano de la bondad de cartulina. Los niños mayores también pueden escribir ejemplos de bondad en el plátano. También puedes hacer que los niños hagan una artesanía del fruto del espíritu que pueden colgar en la pared de sus habitaciones. Dale a cada niño un palo con "el fruto del Espíritu," escrito en él. A continuación, dales ocho palos a cada niño y pídeles que escriban uno de los frutos espirituales de cada palo. Pueden decorar el espacio en cada lado de las palabras como les guste. Coloca los palos de forma plana, una debajo del otro en orden, y pégalos. Voltea los palillos y pega otros dos palos verticalmente sobre todos los palillos, para asegurarlos aún más.

Juegos del fruto del Espíritu

Reparte hojas de bingo con los diversos frutos del Espíritu que figuran para jugar al bingo del fruto del espíritu. Las palabras se pueden enumerar más de una vez, pero los niños sólo pueden cubrir una de las palabras a la vez. El primero en cubrir una fila horizontal, vertical o diagonal gana. Para otro juego, divide a los niños en equipos y envíalos a una búsqueda del tesoro de los frutos del espíritu. Utilizando papel o fruta real, los niños deben recoger una fruta que represente uno de los frutos espirituales. El primer equipo en encontrar los ocho gana. Puedes hacer que los niños más grandes te den un ejemplo de cada fruto espiritual antes de que también puedan ganar.

Aperitivos del fruto del Espíritu

Lleva a los niños a la cocina para hacer una ensalada de frutas del Espíritu. Elige ocho frutas diferentes, tales como manzanas, naranjas, fresas, piñas, plátanos, uvas y peras. Mientras cortas la fruta para la ensalada, habla con tu hijo sobre los frutos espirituales que cada fruta natural representa. También puedes hacer pizza de frutas, esparciendo crema dulce sobre una masa de galleta dulce preparada. Deja que los niños coloquen rodajas de fruta en toda la pizza, y luego divídela en porciones iguales.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por rafael ernesto díaz