Actividades para enseñar a tu hijo sobre la erosión

Tus hijos pueden haberte preguntado sobre cómo se creó el Gran Cañón o por qué queda suciedad en la calle cuando llueve. La erosión es el proceso de desgaste de la superficie de la Tierra por el viento, el hielo o el agua. Es un proceso continuo que a veces toma años para tener un efecto, pero tus hijos pueden simular lo que ocurre durante la erosión para verlo en acción.

Erosión del viento

Muestra a tus niños fotos de estatuas de piedra o lápidas que estén desgastadas. Pregúntales por qué creen que las piedras se ven así. A través de un proceso de erosión llamado meteorización, las piedras son dañadas por los vientos, que hacen que se desprendan pequeñas partículas. Los niños pueden recrear un proceso de erosión eólica similar con arena y un ventilador u otra fuente de viento. Utiliza dos lotes de arena de colores, uno rojo y uno azul, para que tus hijos puedan ver fácilmente la diferencia. Coloca un montículo de arena roja en una "duna" dentro de una caja de zapatos y vierte arena azul al lado de la arena roja. Enciende el ventilador, secador u otra fuente de viento y sopla horizontalmente a través de la arena. Nota como la forma de cada montículo cambia y cómo el cambiar la dirección del viento hace la diferencia. Prueba diferentes velocidades de los vientos para ver cuál funciona más rápido.

Erosión del agua

Demuestra la erosión del agua con las golosinas favoritas de tus hijos. Coloca una fila de galletas en una bandeja para hornear de 4 pulgadas de profundidad, luego vierte una taza de leche en la bandeja. Mueve la bandeja de lado a lado y vean como la leche erosiona las galletas en trozos más pequeños. Este es el mismo proceso que con el cual las olas y el agua desgastan las rocas. Emula la erosión de los edificios de una manera similar. Construye una casa de pan de jengibre y colócala dentro de un molde para hornear. Vierte la leche sobre la casa y ve cómo la leche, al igual que la lluvia, derriba la casa y la deslava en pequeños trozos.

Erosión del suelo

Las actividades para demostrar la erosión del suelo te dan la excusa perfecta para hacer un poco de desorden. Recoge suciedad de tu patio trasero y colócala en un gran molde para hornear de aluminio. Haz agujeros en un extremo de la bandeja para hornear y coloca una segunda bandeja de aluminio por debajo de ella. Pon algunos libros bajo el extremo sin agujeros de la primer bandeja de hornear. Vierte agua en el suelo cerca de la parte superior de la bandeja y ve cómo se moja el suelo. Continúa vertiendo agua hasta que veas que el agua comienza a deslizarse por la bandeja. Habla acerca de lo que sucedería si añadieras un poco más de libros para levantar la parte superior de la bandeja. Este experimento es un ejemplo de lo que sucede a una colina cuando llueve; el suelo desde lo alto se erosiona y termina en la parte inferior de la colina. También puedes poner cubitos de hielo en la parte superior de la bandeja y verlos bajar lentamente la colina para simular la erosión glacial.

Erosión en tu propio patio trasero

A los científicos les encanta aprender mediante la observación, así que llevar a tus hijos fuera para ver si pueden encontrar ejemplos de erosión en su propio patio trasero. Este experimento es particularmente eficaz después de la lluvia. Busca suciedad o residuos en la calle y habla de cómo llegó hasta allí. Busca pequeños cráteres en la tierra bajando una colina, lo que sugiere que corrientes de agua erosionaron la tierra a medida que caía por la ladera. Observa grietas en el hormigón, lugar donde tal vez donde el agua se congeló y extendió el hormigón. Anima a tus hijos a soplar en un montón de tierra para ver si algunas piezas de suelo se mueven. Haz preguntas para animarles a reflexionar sobre la erosión.

Más galerías de fotos



Escrito por cara batema | Traducido por gerardo núñez noriega