Actividades para enseñar a los adolescentes sobre la pobreza y el desamparo

Los adolescentes necesitan tener compasión por las personas en riesgo de pobreza y desamparo. El desamparo es un tema que ha recibido mucha atención, y al que la atención ha ayudado. En su reporte ejecutivo, la National Alliance to End Homelessness informa que todos los subgrupos de la población desamparada han disminuido, a excepción de las familias sin hogar. Muchos adolescentes y niños se enfrentan a la realidad del desamparo todos los días, y ayudar a los adolescentes a comprender la difícil situación de una persona sin hogar podría ayudarlos a entender a los estudiantes que se encuentra todos los días.

Hambre 101

Durante una semana, planea comidas completas para la familia con una entrada, sopa, pan y postre. Antes de la comida, corta 20 pedazos de papel. Marca tres con el número uno, cinco con el número dos y marca 12 con el número tres. Justo antes de la comida, todo el mundo toma un pedazo de papel. Quien elige el pedazo de papel que dice "uno", comerá la comida del primer mundo que incluye todo lo que hay sobre la mesa. La persona que tome un papelito que diga "dos", come una comida común de la Segunda Guerra Mundial, donde la comida no es tan abundante. Ésta incluye sopa, pan y leche. Y los que reciben la hoja con el "tres" comen una comida del Tercer Mundo de pan y agua. Hablen acerca de lo que se siente comer poco en presencia de la abundancia. Si tu hijo pudo comer de todo, pregúntale cómo se sintió de tener tanto mientras en la mesa tenían tan poco. Discute cómo esto afecta a alguien en la calle que está rodeado de tanto y no puede permitirse tener una comida.

Desalojo

Habla con la escuela de tu hijo adolescente y planea un día de la conciencia del desamparo. Justo después de los anuncios de la mañana, entrega a una parte de los estudiantes unos "avisos de desalojo". No expliques por qué. Los estudiantes desalojados ​​tienen sólo unos minutos para sacar de sus casilleros lo que van a necesitar para el día. Bloquea a los estudiantes el acceso a sus casilleros por el resto del día. El estudiante deberá entonces cargar todos sus libros, papeles y lápices para el día sin ayuda. Si un estudiante deja un libro en clase, se le confisca. Al final del día, quita los candados de los casilleros y habla con toda la clase sobre la experiencia. Pregunta cómo se sintieron los "estudiantes desalojados" todo el día. Pregunta si otros estudiantes los trataron de manera diferente. Habla con los estudiantes que no fueron desalojados. Pregunta si querían ayudar a sus amigos o si tenían miedo de que los estudiantes desalojados ​​estuvieran en problemas. Si la escuela de tu hijo no accede a participar, intenta desalojar a tu hijo de su habitación por el fin de semana.

Anuncios de búsqueda

Para muchos, el desamparo está a sólo un cheque de pago de distancia. Ayuda a tu hijo a entender algunas de las causas del desamparo. Pídele que eche una hojeada a los clasificados y encuentre un trabajo que se adapte a su nivel actual de educación. Después de que haya encontrado el mejor trabajo remunerado disponible, pídele que investigue su potencial de ingresos mensuales. Luego pide al adolescente que eche otra mirada a los clasificados y encuentre un apartamento. Repasa un presupuesto que incluya servicios públicos, alimentación y transporte. Ayuda a tu hijo a ver lo poco que se puede ahorrar al final del mes. Esto le demuestra que, para algunos, el desamparo está a sólo un cheque de pago de distancia.

Desalojo para conciencia de desamparo

Invita a los amigos de tu adolescente a un desalojo. Los adolescentes pueden llevar sólo una mochila con todo lo necesario para el fin de semana. En las semanas previas al desalojo, recolecta trozos grandes de cartón y piezas de materiales chatarra para los refugios. Dale a cada joven la oportunidad de construir un refugio en el patio. Los adolescentes entonces vivirán en su refugio por el fin de semana. Deben llevar sus mochilas con ellos en todo momento. Como acompañante, tienes la responsabilidad de confiscar cualquier mochila desatendida. Cada adolescente debe hacer algún tipo de trabajo físico con el fin de ganar una comida sencilla. Al final del fin de semana, habla con los adolescentes sobre cómo se sintieron de vivir afuera y no tener vivienda ni seguridad, incluso siendo sólo por un fin de semana.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por lourdes villaseñor