Actividades divertidas y seguras para los niños en la noche de Halloween

Para los niños, el Halloween se trata de vestirse con trajes absurdos, recibir caramelos y divertirse con los amigos. Sin embargo, el Halloween también puede ser peligroso y desconcertante si eres padre. Gente desconocida da caramelos, bromistas tiran huevos a las casas y los niños pequeños podrían resultar lesionados entre una multitud de niños más grandes. Puedes evitar gran parte de tus miedos de Halloween tomando el asunto en tus propias manos con seguridad, pero practicando actividades alternativas a los eventos tradicionales de Halloween.

Truco o trato seguro

El tradicional truco o trato se lleva a cabo por la noche, yendo de puerta en puerta en el vecindario. Sin embargo, en estos días, es posible que no conozcas a muchos de tus vecinos, lo que hace incómodo para los padres que sus hijos vayan llamando a puertas de desconocidos especialmente en la oscuridad de la noche. Para los niños pequeños, considera una alternativa, como llevar a tu hijo a un centro comercial local para el truco o trato. Las grandes superfícies son luminosas y tienen seguridad en las instalaciones. Muchas de ellas acojen el anual truco o trato de Halloween para familias con niños pequeños, donde los niños van de tienda en tienda. Algunas ciudades pequeñas también ofrecen este tipo de evento con las tiendas de su calle principal. Muchos tienen lugar mientras se está todavía a la luz, también. Siempre recuerda a tus hijos a no comer nada antes de llegar a casa y así podrás comprobar qué les han dado.

Fiesta en casa

Mantén a los niños bajo tu atenta mirada en una fiesta en tu casa. Invita a varios de los mejores amigos de tu hijo vestidos con sus disfraces de Halloween. Mientras los niños se entretienen, no se quejan de no salir en Halloween. Adorna con un tema de color naranja y negro, pero evitar dar demasiado miedo, sobre todo si los niños son pequeños y preescolares. Planifica las versiones de los juegos típicos de Halloween, como "Coge la cola al gato Negro", y una piñata de calabaza gigante. Sirve bocadillos con un tema de Halloween, o pizzas con queso mozzarella en capas en la que se asemeje a una momia. Utiliza dos rebanadas de aceitunas negras para los ojos. Todo el mundo debe salir con una bolsa de regalos de caramelos y golosinas.

Haz tus propios caramelos de halloween

Si la idea de que tus hijos reciban caramelos de desconocidos te pone nervioso, o detestas tener un montón de caramelos de sobra que tus niños van a pedir cada vez que pueden, considera hacer tu propios caramelos. Convierte tu cocina en una fábrica de caramelos e invita a tus hijos para ayudarte a tomar algunas de sus golosinas favoritas para Halloween. Haz mantequilla de maní casera, derrite el chocolate con un poco de mantequilla y la manteca, y llena una taza del mollete alineado con él, alrededor de 1/4 de su altura. Añade una cucharada de mantequilla de maní derretido encima, luego llena el resto del camino con más chocolate derretido. Pon la cacerola en el refrigerador para que el chocolate se enfríe.

Fiesta de halloween en el patio

Como parte de una fiesta de Halloween en casa, planea juegos para niños en el patio trasero. Los niños pueden divertirse fuera de noche mientras están en una área supervisada y cerrada. Enciende todas las luces en el porche de atrás o da linternas sin llama para que los más pequeños pueden ver. Uno de los juegos a los niños pueden jugar es con la linterna. Para este juego, el niño que es "eso" tiene una linterna, y los otros se esconden, tal vez detrás de los árboles o arbustos. "Eso" utiliza la linterna para encontrar a los niños, pero debe identificar a la persona que ha pillado por el nombre del niño para que este salga. El juego comienza de nuevo una vez que se encuentran todos los niños. En otro juego, el juego "fantasmas en el cementerio", en el que una sola persona,"el fantasma", se esconde. El resto de los niños deben buscar el fantasma. Cuando los niños se acercan, el fantasma aparece y los niños gritan, "fantasmas en el cementerio", y tratan de correr hacia un sitio seguro, tal como el porche, antes de ser pillados.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por txell parera