Actividades de desorden para niños pequeños que impulsan su creatividad

Tan consistente como la gravedad, los niños van a generar desorden. Es lo que hacen y lo hacen bien. Aprovecha este talento y úsalo como una experiencia de aprendizaje. Crea actividades de desorden para estimular la curiosidad y creatividad natural de tu hijo. Los niños pequeños aprenden mejor con actividades en donde ocupen sus manos, después de todo están descubriendo su mundo con un desorden a la vez.

Crema para afeitar

La crema para afeitar es básica en cualquier centro de aprendizaje temprano. Haz lo mismo y llena tus alacenas con esta herramienta de aprendizaje barata. Llena superficialmente una bañera con crema para afeitar, coches de juguete y pinceles o cepillos dentales viejos. Acabas de crear un lavado de autos para tu hijo. Aliéntalo a escarbar y tallar los coches. Construye conexiones en su juego ¿cómo lavas tus carros en casa? ¿los lavas en la entrada o vas a un lavado de autos? La crema para afeitar es un excelente medio para mezclar colores. Añade unas gotas de colorante vegetal y alienta a tu hijo a usar sus manos para mezclar los colores. ¿Qué ocurre? Si el desorden te hace enojar, lleva las actividades afuera o en la bañera. Cuando tu hijo acabe, nada más pásalo por la manguera.

Pintura para los dedos

Nada inspira la creatividad como una pieza de arte original. Alienta a tu hijo a encontrar su Monet interior con una tarde de pintura para los dedos. Dale una superficie amplia en donde pueda pintar, entre más grande mejor. Considera comprar un rollo de papel grande que cubra la mesa. Las pinturas para los dedos están listas la compra o puedes encontrar la receta para hacerlas tú mismo. El pudín también es una buena pintura, con los componentes sensoriales añadidos del gusto y el olfato. Alienta a tu hijo a mezclar colores y crear patrones con sus manos. ¿Cómo se ve la pintura cuando usa su mano entera en lugar de un dedo? Si te sientes particularmente osado, lleva esta actividad afuera y deja que pinte con sus pies también.

Estructuras para construir

No todos los desordenes deben ser húmedos o pegajosos. Los niños son adeptos a hacer desordenes con casi cualquier cosa. Dale a tu hijo los suministros para crear su propia ciudad de estructuras. Los bloques son geniales, pero piensa con creatividad también. Los tubos de papel higiénico, los cartones de huevo, los limpiapipas y viejos contenedores son elementos interesantes para añadir a cualquier ciudad. Añade gente de juguete, coches o animales para extender más el juego. Juega con tu hijo y ayúdale como lo vaya necesitando, pero motívalo y elógialo mientras construye su ciudad. Puede frustrarse si la estructura no sale como esperaba. Ayúdalo a respirar profundo y a intentarlo de nuevo. Esta es una gran oportunidad para practicar la persistencia y a calmarse por él mismo.

Masa

Hay docenas de recetas disponibles para crear masa para jugar. Puedes crear masa comestible, con aroma, color, textura, de sal e incluso la masa con pelusas del filtro de la lavadora. Las opciones son casi ilimitadas. Escoge la tuya favorita y juega con tu hijo. Añade simples herramientas de cocina como rodillos, cortadores de galletas y utensilios. Ayuda a tu hijo a extender, cortar, amasar y crear. Los niños pequeños aman hacer comida falsa. Saca forros para magdalenas y crea un cumpleaños falso. O deja que tu hijo coloree la masa con rotuladores de agua. Puede añadir colores o detalles a sus creaciones y luego ver cómo se unen los colores cuando la aprieta.

Más galerías de fotos



Escrito por christen robinson | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez