Actividades sobre desastres para niños

El miedo a lo desconocido es universal sin importar la edad, así que la incertidumbre creada por los desastres naturales erosiona el sentido de seguridad, protección y control de un niño. Pero las actividades para estar preparados para los desastres construyen la confianza de los niños en su habilidad para manejarse en cualquier situación. Cuando las familias hacen planes de emergencias, se construye un sentido de unión que los convierte en una unidad más fuerte, y más capaz de enfrentar cualquier tormenta con compostura y competencia.

Conoce tus desastres

El primer paso para responder a un desastre es saber a lo que te enfrentas. Explora libros y sitios de internet sobre desastres naturales. Lee historias sobre distintas emergencias como inundaciones, incendios, terremotos, tornados, tsunamis, huracanes o tormentas de nieve. Si un desastre en particular es común en tu área, instruye a tus hijos sobre los signos de alerta y precauciones de seguridad. Pero familiarízalos con otros desastres también para que estén listos para lo inesperado. Para convertirlo en un juego, ve por turnos haciendo pregunta sobre los desastres naturales que estás aprendiendo, o haz un juego de cartas con imágenes o vocabulario y sus definiciones para un juego de memoria.

Plan de emergencia familiar

Una familia con un plan de emergencia tiene una mejor oportunidad de salir ilesa durante un desastre. Pide a tu hijo que haga un mapa de tu casa, indicando todas las puertas y ventanas. Habla sobre como salir sin peligro de cualquier cuarto de la casa. Haz simulacros de emergencia sorpresa cada mes y bloquea diferentes salidas cada vez para hacer que tus hijos piensen en maneras alternativas de salir si la salida primaria está bloqueada por el fuego, inundación u otro peligro. Practica reunirse en un punto designado afuera para reagruparse y llamar a los servicios de emergencia. Designa vecinos seguros para buscar ayuda y pon los números de emergencia cerca del teléfono. Haz una simulación de llamada al 911 y explica a tus hijos en qué situaciones es apropiado llamar.

Equipos de suministros de emergencia

Los niños podrán estar tranquilos al saber que tienen suministros a la mano para sobrevivir si un desastre natural aparece sin previo aviso. Hagan una lluvia de ideas juntos como familia sobre qué suministros se necesitarán si un desastre cortara el suministro de agua y electricidad. Haz una lista y manda a los niños a una búsqueda del tesoro para recolectar los artículos como linternas, baterías, contenedores de agua, equipo de primeros auxilios y ropas calientes. Permíteles ayudar a empacar el equipo de emergencia de la familia y cajas con comida enlatada y un abridor de latas manual, y déjalos decorar la caja para que sea realmente suya.

Mantener a los niños tranquilos

La pérdida de seguridad y control durante un desastre puede causar que tus hijos pequeños entren en pánico. La clave para mantenerlos en calma durante un desastre es que los padres u otros adultos permanezcan tranquilos, proyectando un sentido de protección y resiliencia para salir adelante en los momentos difíciles. Alivia el estrés involucrando a los niños para encontrar maneras creativas para cubrir las necesidades básicas que no se pueden hacer de la manera habitual. Conviértelo en un momento de aventura para la aventura en familia mientras construyes una hoguera o cocinas sobre una barbacoa o estufa de campo. Juega a algo, haz manualidades, cuenta historias, y desarrolla una nueva historia familiar sobre la aventura que estás viviendo.

Más galerías de fotos



Escrito por tamara christine van hooser | Traducido por lou merino