Actividades para el desarrollo de movimientos controlados en niños

El control muscular y la coordinación son elementos claves en el desarrollo de las habilidades motoras gruesas y debes ofrecer oportunidades a tu hijo para participar en actividades que promuevan las habilidades físicas. Fomentar las habilidades locomotoras, de equilibrio y coordinación ayudará a sentar las bases para futuros movimientos. Dado que los niños aprenden a través del juego, estas habilidades pueden ser enseñadas y practicadas durante el juego activo, por lo que es una experiencia agradable para ti y tu hijo.

Habilidades de locomoción

Ofrece una gran oportunidad para que tu hijo practique las habilidades locomotoras, como correr, saltar, brincar y galopar. Practica habilidades de salto haciendo que tu hijo salte entre nenúfares imaginarios, y poco a poco continúa hasta saltar sobre una pierna a medida que la fuerza muscular mejora. Involucra a tu hijo en una carrera de relevos con diferentes habilidades locomotoras para cada etapa de la carrera. Por ejemplo, comienza por saltar, luego brincar, seguido de galopar como un caballo y terminando con saltar en distancia.

Habilidades de equilibrio

Las tareas simples como permanecer de pie o saltar en un pie trabajan los músculos para mejorar el equilibrio de tu hijo. Una actividad de equilibrio eficaz es hacer que tu hijo complete diversas tareas en un rayo (el rayo puede ser tan simple como un pedazo de cinta adhesiva en la alfombra para los niños más pequeños o una viga de madera colocada en el suelo para los niños mayores). Selecciona actividades de equilibrio que sean apropiadas para el nivel de habilidad de tu hijo y poco a poco hazlas más difíciles a medida que progresa. Ejemplos incluyen caminar por la viga hacia adelante, hacia atrás, caminar con una bolsa de frijoles o un libro en equilibrio sobre la cabeza, caminar en puntas de pie y caminar con los ojos cerrados.

Coordinación

Juegos jugados con pelotas fomentan las habilidades de coordinación complejas y mejoran el tono muscular. Utiliza suaves pelotas grandes para los niños más pequeños y poco a poco usa pelotas más pequeñas, como las de béisbol o softbol con niños mayores. Habilidades simples como jugar pelota, lanzar por arriba, rodar la bola (como en los bolos) patear la pelota y golpearla fija con un bate ayudan a desarrollar la coordinación ojo-mano y el control muscular.

Juegos físicos

Los Centros para el control y la prevención de enfermedades recomiendan que los niños y adolescentes reciban una hora o más de actividad física cada día, por lo que encontrar actividades divertidas para tu hijo es esencial. La creación de una carrera de obstáculos en tu patio trasero o en el parque es una manera de incluir el movimiento, el equilibrio y la coordinación de las habilidades en una actividad divertida. Ten objetos para que tu hijo corra alrededor, trepe, se deslice debajo y salte a través. Un trozo de cinta ancha puede establecerse para crear un obstáculo de equilibrio que cruzar o corta piezas redondas de papel y haz que tu hijo salte de un punto a otro. Los niños mayores pueden gustar del reto de ser cronometrados y tratar de batir su propio récord. Muchas de las actividades físicas que puedes jugar con tu hijo para trabajar en el desarrollo muscular no requieren equipo, incluyendo la mancha, escondida al aire libre, pato ñato y Simon Says.

Más galerías de fotos



Escrito por victoria georgoff | Traducido por natalia pérez